Tenis
Gracias por tanto

Wimbledon: Djokovic campeón por quinta vez tras vencer a Federer en una histórica final

El serbio se impuso al suizo 7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12 para llegar a 16 títulos de Grand Slam en su carrera. Levantó dos match points.

14.07.2019 15:08

Lectura: 3'

2019-07-14T15:08:00
Compartir en


Novak Djokovic le ganó a Roger Federer la final de Wimbledon, como en 2014 y 2015, y se coronó por quinta vez en el césped del All England Tennis Club, donde además había sido campeón en 2011 y en 2018 y subcampeón en 2013.

El serbio se impuso al suizo por 7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12 tras cuatro horas y 55 minutos de un dramático y espectacular partido, que fue el 48.º de su historial directo. El de Belgrado acumula 26 victorias, incluyendo 14 en finales, y el de Basilea 22 (seis en finales).

El partido arrancó con la paridad que se esperaba. Por más que el helvético fue más en la primera manga y tuvo el único break point, no se quebraron el servicio y llegaron al tie break, donde ganó 7-5 Djokovic.

El segundo fue un trámite que Federer resolvió con tres roturas de saque (6-1) y en el tercero se repitió lo del primero; el suizo dispuso de la única oportunidad de break pero la desaprovechó, y luego terminó cayendo en tie break (7-4).

Pese a que Djokovic quebró por primera vez en la cuarta manga, ya era tarde y había cedido dos veces su servicio; fue en el octavo game para ponerse 3-5, pero no le alcanzó. El más grande de todos los tiempos confirmó el 6-4 dos juegos más adelante.

En el quinto y decisivo set tomó ventaja 4-2 Nole, pero Roger contestó enseguida y quedaron 4-4. Luego el helvético salió airoso de un comprometido momento de 40-40 con su saque estando 5-6 abajo, lo que dejó las cosas 6-6 y ya sin tie break tras casi cuatro horas de partido.

En el decimoquinto game se produjo un quiebre que parecía decisivo. Tras empezar 0-30, el de Basilea logró una racha de cuatro y concretó una nueva rotura para ponerse 8-7 y servicio. Con el saque a su favor dispuso de dos match points, pero los desaprovechó y quedaron 8-8.

Los dos siguieron firmes y llegaron al 12-12 que los metió en el tie break, justo en el momento en que la duración del partido superaba al de la final de 2008, que fue la más larga de la historia de Wimbledon. Aquel día Rafa Nadal venció a Federer tras cuatro horas y 48 minutos.

Esta vez tampoco pudo el suizo. Djokovic tomó una rápida ventaja de 4-1 que supo sostener para poner fin a una histórica y maratónica final en la que, pese a tolerar 25 aces de su rival, terminó ganando. El número uno de la actualidad le ganó al número uno de todos los tiempos.