Fútbol Internacional
Con un país atrás

Valverde y su presente en Real Madrid: “Cuando juego es como si jugasen tres millones”

El Pajarito habló de su gran momento, recordó los inicios en Peñarol y admitió que antes del último derbi “estaba temblando”.

04.11.2019 16:08

Lectura: 4'

2019-11-04T16:08:00
Compartir en


“Soy tímido, pero en el campo uno se olvida de todo. Trabajo en lo que me gusta y tengo que disfrutarlo como si fuese el último día en la cancha”, contó Federico Valverde en una extensísima entrevista con Real Madrid TV, donde estuvo como invitado este lunes y reconoció que estuvo muy nervioso antes de jugar el derbi madrileño frente al Atlético en el Wanda, donde fue la gran novedad de Zinedine Zidane entre los titulares.

“Siempre hay un cosquilleo en la panza. Es bonito. Te imaginas jugando el partido y tienes que salir con todo. Hay una anécdota antes del derbi, con Casemiro. Estábamos en el vestuario y sabía que estaba en el 11. Caminaba de un lado a otro y viene Case y me dice: ‘estás nervioso’. Le dije que no, pero me miró la mano y estaba temblando”, narró entre risas.

Aquella actuación le sirvió para empezar a consolidarse entre los titulares y acumular elogios. Entre ellos, una vieja gloria del club como José Emilio Santamaría, uruguayo como él. “Me genera alegría y emoción por la persona que me dedica esas palabras. Es un elogio muy bonito. Destaco lo que él dice. Yo siempre digo que vengo de Uruguay, que tengo sentimientos por un equipo, pero la camiseta y el escudo que llevó no lo dejaré jamás”, manifestó.

“Siempre quiero dejar lo máximo que puedo dar. Voy a luchar por todo, agradecer el mensaje, me encantaría ser como él y estar muchos años aquí. Brindarle lo mejor al club y todos los logros que consiga siempre se destaca el doble y se festeja el doble como hacemos los uruguayos”, dijo al Pajarito, quien valoró también el apoyo del pueblo uruguayo.

“Desde Uruguay, el Real Madrid se ve como algo inalcanzable. Se ve como muy difícil que se pueda estar aquí. Trato de dejar bien mi nombre. Cuando juego es como si jugasen tres millones. Todos somos como hermanos, nos apoyamos. Hay bastante gente apoyando al Real Madrid en Uruguay”, confesó Valverde, quien recordó también los nervios del debut oficial con la Celeste a nivel mayor.

“Fue una noche especial. En días anteriores me costaba dormir. El maestro (Tabárez) había dado el equipo y yo estaba de titular. Corrían pensamientos por mi mente para dormir. Poder marcar y ganar con tu país es algo que no puede describirse. Llegar a Uruguay y ver a muchos emocionados es un signo de alegría y de mucho orgullo”, recordó de aquel encuentro en Asunción, donde abrió el score para la victoria 2-1.

Claro que su presente no lo hace olvidar las raíces. “Cuando era niño disfrutaba en Peñarol. Nunca imaginé estar en un equipo así como el Madrid. Trato de seguir creciendo y aprovechar esta oportunidad única. Es responsabilidad mía que pueda seguir durando este sueño”, dijo, y reconoció que en filas aurinegras aprendió “que hay etapas duras” y que “jugar en un grande no te garantiza ganar”.

“Siempre hay que entrenar duro y me tocó ser hincha, más que niño, y me pongo en el lugar de la gente que va a la cancha. La gente hace su esfuerzo para conseguir una entrada y uno siempre tiene que dejar el máximo. Me hicieron mejor persona, más madura, con más convicción. Con ganas y esfuerzo uno logra lo que quiere. Siempre hay que sacar lo positivo y yo creo que lo estoy consiguiendo con la ayuda de mi novia, de mi familia, y me estoy brindando al máximo”, reveló.

Hoy en el vestuario merengue es uno más, en gran parte gracias al recibimiento que le dieron los grandes consagrados del club. “Que te reciban así es algo que te llena de alegría y obviamente que vengan a arroparte, Luka (Modrid) o Toni (Kroos), que no tienen por qué hacerlo, te ayuda mucho. Hoy ya comparto bromas. Los considero como hermanos mayores por cómo me han tratado y aconsejado. Hoy los trato de tú a tú. Son unas personas ejemplares, mucha gente los admira, y tienen que hacerlo”, concluyó.