Fútbol Internacional
Escribe Juan Pablo Taborda

Una vuelta por el pasado de la vieja e histórica Copa Intercontinental

El actual Mundial de Clubes donde participan los campeones de las diferentes confederaciones FIFA es una transformación de esta competencia.
04.12.2018 18:00


El actual Mundial de Clubes donde participan los campeones de las diferentes confederaciones asociadas a la FIFA es una transformación de la vieja e histórica Copa Intercontinental que tuvo su punto de partida en el año 1960, cuando se enfrentaron, Peñarol, en representación del fútbol sudamericano pues se habían consagrado como campeón de la primera edición de la Copa Libertadores y el Real de Madrid que en el viejo continente había sumado un título más (el 5to en forma consecutiva).

Aurinegros y merengues tenían marcada como fecha para el partido de ida el 3 de Julio en el Estadio Centenario, el encuentro terminó empatado a 0, la revancha fue el 4 de Setiembre en el Estadio Santiago Bernabeu, los locales no tuvieron piedad con la visita y golearon por 5 a 1, de esta forma los españoles se quedaron con la primera edición.

Para el año siguiente, en 1961, Peñarol se tomó revancha, ya que al conquistar nuevamente la “Libertadores” tras ganarle las finales al Palmeiras de Brasil, se tendría que enfrentar con el Benfica de Portugal que en Europa había cortado la racha del “Madrid”.

Foto: Peñarol campeón Intercontinental 1961

Foto: Peñarol campeón Intercontinental 1961

El primer encuentro de la Intercontinental se jugó el 4 de setiembre en el feudo lusitano, en el Estadio da Luz de Lisboa, donde los locales se llevaron la victoria por 1 a 0, así generaba esperanza de conseguir un resultado positivo que lo alzaría con el título, pero Peñarol en la jornada del 17 de setiembre se “llevó puesto” a la visita y le propinó una goleada por 5 a 0, José Sasía 10m, Juan Joya 18 y 28m, Alberto Spencer 42 y 58m, los goles.

Al haberse ganado mutuamente y que no existía la definición por diferencia de goles, se tendrían que verse las caras una vez más, fue así que se llegó a un acuerdo que  el tercer encuentro se disputase nuevamente en Montevideo, la fecha marcada era el 19 de Setiembre, la misma quedará para la mejor historia de los carboneros y del fútbol uruguayo, pues los goles de Sasía a los 5 y Spencer a los 40 minutos (había empatado Eusebio a los 35m), Peñarol conseguía la Copa Intercontinental.

Pasaron cinco años para que nuevamente un conjunto uruguayo peleara por el título Mundial, nuevamente Peñarol tenía la posibilidad, a su frente, un viejo conocido, el Real Madrid, equipo que había vuelto a ser el rey del Viejo Continente.

Los dirigidos por Roque Gastón Maspoli venían de conseguir un triunfo histórico por la final continental cuando en Santiago de Chile donde se disputó el encuentro definitorio, le ganó a River Plate, por 4 a 2, luego de estar en desventaja por dos goles.

El partido de ida ante el Real Madrid se jugó en el Estadio Centenario en la jornada del 12 de Octubre, en un escenario totalmente colmado fueron testigo de cuando el ecuatoriano Alberto Spencer hiciera delirar a sus parciales al marcar los goles de la victoria en los minutos 39 y 79.

De esta manera Peñarol viajaba con la tranquilidad de tener como minino, un tercer partido asegurado, el Real Madrid en su escenario lo esperaba para el 26 de ese mes, en lo previo, parte de la afición local tenía un triunfalismo un tanto exagerado y daban como un hecho que el partido en Lausana (Suiza) se jugaría (era la sede fijada en caso de ser necesario).

Pero en la noche madrileña, los locales se vieron sorprendidos ante el equipo compatriota,  los aurinegros consiguieron, no solo quedarse con el invicto del Real Madrid en su feudo, sino el de haber logrado una de las más grandes hazañas del fútbol uruguayo, Pedro Rocha a los 28 y Alberto Spencer a 11 minutos del final fueron los hacedores para que la visita diera la histórica vuelta olímpica en el mismísimo Santiago Bernabeu, Peñarol sumaba su segunda Copa del Mundo.

 

 

Foto: Peñarol campeón Intercontinental 1966


Foto: Peñarol campeón Intercontinental 1966

Nacional tenía una espina clavada a nivel continental, y la “Libertadores” le había sido equiva en tres oportunidades (1964, 1967 y 1969) el objetivo casi obligatorio del equipo tricolor era conseguirla a como diera lugar, se había estado muy cerca, pero no había sido suficiente.

Pero el año 1971 fue el designado para cambiar la historia, nuevamente se encontraría en la definición con Estudiantes de La Plata que era el tri campeón del continente.
El tercer partido se jugó en la ciudad de Lima (Perú) el 9 de Julio, tras los goles de Víctor Esparrago y Luis Artime , Nacional lograba su tan ansiada Copa Libertadores, lo que a su vez le daba la posibilidad de pelear por ser el mejor del mundo.

El campeón de Europa era el Ajax de Holanda comandado por la estrella Johan Cruyff, pero el conjunto tulipán se negaría a participar de la contienda mundialista, ya que los problemas vividos por los equipos europeos en sus visitas a Sudamérica llevaron a que la negatividad de los campeones del viejo continente fuera una constante, el Milan de Italia, el Manchester United inglés y el Feyenoord de Holanda, sufrieron agresiones increíbles en los enfrentamientos ante Estudiantes de La Plata en sus visitas a la ciudad de la diagonales.

Fue así que los tricolores debieron medirse ante el vicecampeón europeo del año 1971, era el conjunto griego del Panathinaikos, las fechas indicaban que el partido de ida sería el 15 de diciembre en el Estadio Georgios Karaiskakis.

Cuando se jugaba el minuto 48 de partido, los locales se pusieron en ventaja tras el gol conseguido por Totis Filakouris, pero los dirigidos por el “Pulpa” Etchamendi no permitieron que ese tanto los pusiera nerviosos, tan solo dos minutos más tarde, el gran goleador argentino Luis Artime empató las acciones. El scorer no se modificó, Nacional retornaba al Uruguay con un gran resultado en su bolsillo.

 

 

La revancha se marcó entre la Navidad y el Año nuevo, el 28 de Diciembre fue la fecha ,un Estadio Centenario repleto atestiguaron como los tricolores nuevamente en base a los goles del “Artillero” Artime llegaron a la gloria mundial, los minutos que quedaron para la mejor historia fueron el 34 y 74, sólo el gol de Antonis Antoniadis a uno  del final, puso un tenue manto de duda.

Así fue que Nacional cerraba un año redondo, donde no solamente había marcado a fuego su nombre en Sudamérica, sino que lo había hecho a nivel Mundial, el fútbol oriental (ahora a nivel de clubes) sumaba su tercera estrella.

Foto: Nacional campeón Intercontinental 1971

Foto: Nacional campeón Intercontinental 1971

Por Juan Pablo Taborda @jptaborda74

Temas relacionados: