Una vuelta por el pasado
Escribe Juan Pablo Taborda

Una vuelta por el pasado: Uruguay campeón del Mundial 1930

La celeste venció a la selección argentina en la final disputada en el Estadio Centenario y obtuvo el primer campeonato mundial.

30.07.2019 16:32

Lectura: 3'

2019-07-30T16:32:00
Compartir en


Por Juan Pablo Taborda@jptaborda74

El Mundial comenzó el 13 de julio con la participación de 13 selecciones. Los representantes de América fueron, Uruguay (el organizador), Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay, Perú, México, Estados Unidos mientras que de Europa asistieron las selecciones de Francia, Yugoslavia, Rumania y Bélgica.

Uruguay y Argentina, las dos selecciones del clásico rioplatense, consiguieron la primera ubicación en sus respectivos grupos. Los albicelestes derrotaron a Francia (1-0), México (6-3) y Chile (3-1) mientras que los celestes se impusieron a Perú (1-0) y Rumania (4-0).

Yugoslavia y Estados Unidos se posicionaron también primeros. Los "Yugos" triunfaron ante Brasil (2-1) y Bolivia (4-0) mientras que los "yanquis" derrotaron a Bélgica y Paraguay (3-0 en ambos casos).

En la instancia semifinal, el 26 de julio, Argentina vapuleó a Estados Unidos por 6-1 mientras que Uruguay se impuso (con el mismo marcador) a Yugoslavia. De esta forma, las máximas potencias futbolísticas del mundo se volvieron a ver las caras para dirimir a la mejor selección a nivel mundial como lo habían hecho dos años antes en Ámsterdam.

Los antecedentes de estas dos potencias mundiales eran de relativa paridad en el contexto sudamericano pero en lo que respecta a los mundiales hasta esa fecha los uruguayos tenían el predominio (campeones en 1924 y 1928).  La celeste se impuso en la primera final ante Holanda mientras que cuatro después derrotó a Argentina.

La gran final se disputó el miércoles 30 de Julio a las 14 horas. El árbitro designado para dirimir justicia fue el belga John Langenus. Los capitanes, José Nasazzi y Luis Monti, realizaron el respectivo protocolo de sorteo e intercambio presentes para que, minutos después, todo eso quedara de lado.

Recién se habían jugado los primeros 12 minutos cuando Uruguay tomó la delantera en el marcador a través de Pablo Dorado para que explotara de jubilo el flamante Estadio Centenario. Sin embargo, el coloso de cemento quedó casi en silencio al poco tiempo ya que los argentinos dieron vuelta el marcador con los goles convertidos por Peucelle a los 20' y Guillermo Stabile a los 37' (se consagró como el goleador del certamen con 8 anotaciones).

Y así finalizó la primera mitad con la victoria parcial de Argentina pero todo cambio para el segundo período incluida la pelota, ya que los primeros 45 minutos se jugó con un balón provisto por los albicelestes y la segunda parte con uno uruguayo.  Los "celestes" salieron a buscar el título y la historia comenzó a torcerse cuando Pedro Cea igualó el tanteador a los 57 minutos. Iriarte puso nuevamente a Uruguay al frente a los 68' y, para que la fiesta sea completa y no quedaran dudas del triunfo, Héctor "Manco" Castro colocó el definitivo 4-2 cuando falta solo un minuto para el final.

Ni bien se cumplieron los 90 minutos, Langenus pitó el final del encuentro y la fiesta volvió al escenario deportivo. Uruguay fue campeón mundial por tercera vez, en esta ocasión frente a su público. Los uruguayos deliraron con sus ídolos, más aún cuando la selección realizó la "vuelta olímpica".

Uruguay era tricampeón mundial y no hubo ninguna duda dónde se encontraba la máxima potencia futbolística de aquellos tiempos.