Una vuelta por el pasado
Escribe Juan Pablo Taborda

Una vuelta por el pasado: Mundial de Italia 1934, el jugar bajo amenaza de muerte

En la previa a la final del Mundial de 1934, Benito Mussolini visitó a la selección italiana y los amenazó de muerte si no triunfaban.

20.08.2019 13:58

Lectura: 3'

2019-08-20T13:58:00
Compartir en


Por Juan Pablo Taborda@jptaborda74

En la previa a la final del Mundial de 1934 disputado en tierras italianas, "Il Duce" visitó a su selección antes que jugase el partido decisivo ante el combinado de Checoslovaquia.

Dicha edición de la Copa del Mundo era la segunda desde su creación (la cuarta teniendo en cuenta los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928) y la primera en el viejo continente. La mejor selección hasta ese momento era la uruguaya pero la celeste le devolvió el gesto a Italia y no asistió al máximo evento futbolístico como respuesta a la ausencia de la selección europea en el Mundial de 1930 realizado en Montevideo.

Con el correr de los partidos y las sucesivas fases, Italia era la gran favorita a ganar el torneo luego de aplastar 7-1 ante Estados Unidos en octavos de final, empatar 1-1 y vencer 1-0 ante España en cuartos de final y derrotar 1-0 ante Austria en semifinales).

Pero para Il Duce no fue suficiente el poderío deportivo de los italianos y, como se dice comúnmente, "fue a meterle presión a los suyos".

La historia sostiene que Mussolini tuvo unas palabras por demás "motivadoras" para los suyos de donde surgió la famosa frase "vencer o morir". "Señores, si los checos son correctos, nosotros somos correctos; eso ante todo. Pero si nos quieren ganar de prepotentes, el italiano debe dar un trancazo y el adversario caer. Buena suerte. Ganen, si no, 'crash'", dijo e hizo un gesto con su mano similar a cortar una cabeza.

La anécdota también incluye que el director técnico, Vittorio Pozzo, recibió a un emisario del "hombre fuerte" italiano con un "agradable" mensaje: "Usted es el único responsable del éxito, pero que Dios lo ayude si llega a fracasar".

A su vez, las declaraciones del jugador argentino, Luis Monti (jugó con la albiceleste la final de 1930 en Montevideo ante Uruguay y, luego de nacionalizarse, lo hizo para Italia en 1934), fueron aún más elocuentes.

"En 1930, en Uruguay, me querían matar si ganaba y en Italia, cuatro años más tarde, me querían matar si perdía", dijo.

La suerte estuvo del lado de los italianos quienes ganaron la final por 2-1 pero no sin sudar "tinta" ya que los checoslovacos abrieron el marcador a falta de 15 minutos.

Así fue que Italia logró su primer Mundial que repetió cuatro años más tarde cuando en la final derrotó a Hungría en tierras parisinas, también bajo la dirección técnica de Vittorio Pozzo, aún con Benito Mussolini como dictador de Italia.

Goles: 76' Antonín Puc (Checoslovaquia) - 81' Raimundo Orsi, 95' Angelo Schiavio en el tiempo extra (Italia)