Selección
Tarde se nos dio

Sub-23: “Demostramos que somos un equipo difícil para cualquiera”, valoró Ferreyra

“No hicimos una buena primera fase y mejoramos en la segunda”, dijo el entrenador uruguayo tras el 3-1 sobre Colombia.

10.02.2020 08:13

Lectura: 4'

2020-02-10T08:13:00
Compartir en


“En la segunda fase mejoramos nuestro juego a través de poder atacar al rival cuando nos dieran las chances, pero siempre basados en la solidez defensiva. El planteo de hoy para Colombia era ese. Sabíamos que iban a mantener la posesión más tiempo que nosotros y que debíamos aprovechar las oportunidades que pudiéramos tener”, fueron las primeras palabras de Gustavo Ferreyra en la conferencia de prensa posterior al 3-1 de Uruguay sobre Colombia por la última fecha del cuadrangular final del Preolímpico sub-23.

“Si bien no generamos gran cantidad en el juego, sí concretamos las que tuvimos. Abrimos el score en el primer tiempo, que no tuvo demasiado riesgo para ninguno de los dos arcos. En el segundo, con las genialidades de los remates desde afuera del área, que son un fuerte de los jugadores que convirtieron, pudimos sacar la diferencia”, agregó el entrenador del combinado celeste, aún sin saber si le alcanzaba para la clasificación porque restaba disputarse el duelo entre Brasil y Argentina.

“Sabíamos que Colombia iba a ir a buscar y teníamos que estar bien parados desde el punto de vista defensivo. Nos sorprendió el planteo de Colombia al principio porque jugó con una línea de tres zagueros y dos carrileros, lo que nos hizo modificar la forma que teníamos pensada para marcarles la salida. En ese sentido aprovechamos las oportunidades, pudimos convertir y manejamos el partido sin pasar demasiados sobresaltos a nivel defensivo”, destacó.

Los dos cambios para el último partido

Respecto al cambio de arquero realizado para este partido, donde dio ingreso a Cristopher Fiermarín en lugar de Ignacio de Arruabarrena, reconoció que “fue una decisión dura y difícil”. “Cuando uno toma una decisión de ese tipo es difícil y hay que analizar no sólo el cambio por el cambio, sino un montón de situaciones. Lo hablamos con los jugadores y estábamos tranquilos y seguros de que la entrada de Cristopher iba a ser buena porque tiene categoría y clase, como lo demostró. No es fácil entrar a un partido final, con un estadio lleno y en contra, y respondió muy bien”, valoró.

Sobre el ingreso de Maximiliano Araújo como volante por izquierda en lugar de Joaquín Piquerez, argumentó que necesitaba “cubrir la banda y piernas frescas con la seguridad de que el jugador que jugara en esa posición lo hiciera los 90 minutos”. “Piquerez había hecho un excelente trabajo contra Brasil pero había terminado bastante desgastado. Si bien él se encontraba en perfectas condiciones para jugar, nos generaba la duda de que no pudiera resistir. Teníamos otros sectores de la cancha donde sabíamos que seguramente debíamos cambiar. Por tanto resolvimos el ingreso de Maxi, que estaba fresco. Es lateral y también volante. Jugó los 90 minutos de buena manera”, analizó.

El balance

Aún sin saber el resultado que Brasil logró ante Argentina para clasificar y dejar a Uruguay afuera, reconoció que “el sabor es un poco agridulce”. “No hicimos una buena primera fase. Si bien hubo momentos donde no estuvimos a la altura o al nivel que podríamos haber estado, mejoramos en la segunda”, expresó.

“En la primera fase no pudimos lograr calidad en el juego ni los tampoco resultados que podríamos haber obtenido. Podríamos haber pasado a la segunda ronda con un equipo con mejor funcionamiento y mejores resultados”, admitió.

“En la segunda fase empezó otro torneo y si bien en el partido con Argentina estuvimos en desventaja, sobre el final hubo una reacción en base a rebeldía y juego, y contra Brasil fue una final porque era la última posibilidad de llegar peleando hasta el final. Ahí mejoramos el juego sobre todo en la parte defensiva y pudimos contrarrestar ciertas virtudes de Brasil, con chances de ganarlo hasta el final. Hoy, ante un rival difícil que maneja bien la pelota y que tiene buenos jugadores, pudimos contrarrestar ciertas cosas y llevarnos el triunfo”, ponderó.

Respecto a lo que más le gustó de Uruguay, fue claro: “Sobre todo en la segunda fase, el trabajo en equipo que se hizo. Esa es una característica del fútbol uruguayo y de las selecciones de Uruguay, comenzando desde la mayor y hasta las juveniles. El trabajo en equipo es un valor que tenemos en las selecciones uruguayas. Se fue encontrando a medida que iba avanzando el campeonato. Hoy terminamos demostrando que somos un equipo fuerte y difícil para cualquier rival”.