Selección
Un antes y un después

Selección: Se cumple una década del partido más bisagra de la era Tabárez

El penal de Diego Forlán ante Ecuador en Quito definió un partido que pudo haber marcado el final del proceso. La Celeste salió del CTI.

10.10.2019 11:43

Lectura: 4'

2019-10-10T11:43:00
Compartir en


El 10 de octubre de 2009 debutó Fernando Muslera en el arco de la selección uruguaya, un mes después de que Juan Castillo no tuviera su mejor actuación en el sufrido 3-1 sobre Colombia en el Centenario. El entonces jugador de la Lazio, con sus 23 años a cuestas, fue el cuarto arquero utilizado por Óscar Washington Tabárez en las Eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010. Antes pasaron Fabián Carini, Sebastián Viera y Castillo.

La Celeste se jugaba una parada durísima ante Ecuador en Quito por la penúltima fecha y sabía que una derrota era sinónimo de eliminación. El proceso Tabárez, que llevaba tres años y medio, estaba en jaque. Con Brasil, Chile y Paraguay clasificados, quedaba por definir un cupo directo al Mundial y otro al repechaje. Ecuador estaba cuarto con 23 y le seguían Argentina con 22, Uruguay y Venezuela con 21, y Colombia con 20.

Uruguay formó con Muslera; Andrés Scotti, Diego Lugano y Martín Cáceres; Maximiliano Pereira, Diego Pérez (73’ Sebastián Eguren), Walter Gargano y Álvaro Pereira; Jorge ‘Japo’ Rodríguez (59’ Jorge Fucile); Luis Suárez (83’ Edinson Cavani) y Diego Forlán. Castillo, Mauricio Victorino, Álvaro Fernández y Sebastián Abreu se quedaron en el banco de suplentes.

Antonio Valencia abrió el score a los 68’ para el local y el estadio Olímpico Atahualpa explotó. A esa hora la Argentina de Maradona le estaba ganando a Perú en el Monumental de Núñez y con esa combinación de resultados, la Celeste se quedaba afuera de la Copa del Mundo por segunda vez consecutiva. Pero un minuto y medio después cayó el 1-1; Gargano habilitó a Forlán, éste desbordó por izquierda y Luis Suárez anotó.

El tramo final se hizo tenso. En simultáneo, Hernán Rengifo empataba en Buenos Aires en el minuto 90’ para Perú, que ocupaba el último lugar de la tabla y ya no tenía chances de nada, pero a los 92’ apareció Martín Palermo para sellar el 2-1 y desatar la locura de Maradona, que en el festejo protagonizó un recordado panzazo en el césped de Núñez bajo una lluvia torrencial.

Atacaba Ecuador y reclamaba, con razón, una clara mano de Sebastián Eguren en el área celeste en el tiempo adicional. El entrenador Sixto Vizuete la sigue reclamando hasta hoy, pero el árbitro brasileño Salvio Fagundes dejó seguir. Uruguay, que a esa altura firmaba el empate, contragolpeó y la jugada terminó con Edinson Cavani mano a mano con el arquero Marcelo Elizaga, que le cometió falta en el área.

Cavani, que por entonces jugaba en el Palermo, le pidió el penal a Forlán, pero el del Atlético de Madrid sabía que debía ser él quien asumiera la responsabilidad. Con 57 partidos en la selección era el jugador más experimentado del plantel y el de mayor jerarquía. Y lo remató como tal; derechazo al ángulo y final del partido para meter a Uruguay en zona de repechaje.

El resto de la historia es bastante más recordada; el equipo de Tabárez debía ganarle a Argentina en el Centenario para ser cuarto, pero perdió 1-0 y terminó quinto gracias a la derrota de Ecuador a manos de la ya clasificada selección chilena de Marcelo Bielsa. Luego el repechaje, los partidos con Costa Rica y el sufrido pasaje a Sudáfrica. El proceso Tabárez salió del CTI a tres años y medio de su nacimiento. A una década de su momento más crítico, sigue gozando de buena salud.