Básquetbol
No se burla más

NBA: Gobert, el pívot que minimizó el COVID-19 y se infectó, sigue con problemas de olfato

El jugador francés de Utah Jazz confesó que podría llevarle hasta un año recuperar al 100 % el sentido del olfato.

29.06.2020 13:27

Lectura: 2'

2020-06-29T13:27:00
Compartir en

Rudy Gobert, el pívot francés de Utah Jazz que fue el primer caso de coronavirus en el básquetbol de la NBA en marzo pasado, dice que aún presenta problemas en el sentido del olfato a consecuencia de la enfermedad.

En declaraciones al periódico francés ‘L'Equipe’, Gobert dijo que “el sentido del gusto regresó, pero el del olfato aún no está al 100%”.

En la entrevista publicada el miércoles, el pívot indicó que puede oler, pero no desde lejos. “Hablé con especialistas, quienes me dijeron que podría tomar hasta un año (para volver a la normalidad)”, sostuvo.

Tras el positivo de Gobert, la NBA decidió suspender la temporada el pasado 11 de marzo, antes de iniciar el partido contra los Thunder de Oklahoma City.

Cuando se le preguntó si estaba al 100% para jugar, dijo que no lo sabría hasta que volviera a competir regularmente. Dijo que todavía siente “cosas extrañas”, pero que no está seguro de si se trata de secuelas de padecer el virus o simplemente por la larga ausencia de entrenamientos.

“Siento que estoy en buena forma y no más cansado de lo habitual”, aseguró. Hace un mes y medio había dicho que tenía algunas “pequeñas cosas” que lo asustaban, como sentir que tenía “hormigas en los dedos de los pies”.

Comentó que tenía una inflamación “muy leve” en los pulmones cuando salió a correr a las montañas dos semanas después de su diagnóstico. Pero dijo que peor que los síntomas físicos fueron el estrés y el miedo que acompañaba al virus.

En una entrevista con Le Parisien, otro periódico francés, publicada el lunes pasado, Gobert dijo que las críticas que recibió después de sus pruebas positivas tuvieron un gran efecto en él. Gobert se disculpó previamente por su comportamiento descuidado antes de darse cuenta de que estaba infectado.

El pívot comentó que “por supuesto” lamentó haber tocado a manera de burla los micrófonos en una sala de prensa antes de su diagnóstico, pero también señaló que cree que era “menos arriesgado” tocar los micrófonos que hablar sobre ellos, ya que el virus se transmite comúnmente a través de la saliva.

EFE / FútbolUy