Fútbol uruguayo
El partido se juega en todos lados

Luchar contra el odio desde la tribuna: las hinchadas antifascistas de Nacional y Peñarol

Estos grupos de hinchas quieren luchar contra la discriminación y no dudan en posicionarse contra iniciativas como “Vivir sin miedo”.

08.08.2019 14:35

Lectura: 10'

2019-08-08T14:35:00
Compartir en


Por Manuel Serra | @serra_sur

En tiempos de auge de los movimientos sociales que defienden minorías, con una organización que quizá hace unos años parecía impensable, resulta natural, o por lo menos poco extraño, la aparición de hinchadas antifascistas en nuestro país.

Lo que quizá no resulta tan lógico es que lo hagan justo en el fútbol, uno de los ambientes en los que históricamente se concentraron todos estos "males" - xenofobia, racismo, machismo - que pretenden cambiar. O quizá no: precisamente por eso.

Pero, ¿qué son las hinchadas antifascistas? Surgidas en Europa, son grupos de hinchas que empezaron a cuestionar lógicas dentro del fútbol y que aparecieron también como reacción a otros grupos de hinchas que promovían actitudes discriminatorias - o fascistas - dentro del estadio. Las más conocidas son la de St.Pauli en Alemania, la de Livorno en Italia y la del Rayo Vallecano en España. No obstante, en los últimos años se expandieron a más países y empezaron a ser mucho más numerosas.

Los países de la región no se quedaron atrás y empiezan a tener cada vez más este tipo de grupos en sus hinchadas. Con Brasil como principal embanderado de la causa, empiezan a surgir y a tener intentos de afianzarse en diferentes puntos del continente, llegando ya a la mayoría de los países latinoamericanos. Y Uruguay no es la excepción.

Si bien son un movimiento incipiente, nuestro país ya cuenta con dos grupos conformados en las hinchadas de los dos clubes más populares: Nacional y Peñarol. Es claro, también, que son pequeños grupos en lo que es el universo de las hinchadas de estos equipos, pero lo cierto es que hace años no existían y hoy están luchando para consolidarse y seguir creciendo.

El primer grupo de esta índole en nacer fue en el equipo mirasol y se nucleó en torno al grupo "Carbonero Antifascista". Desde su organización, relatan que se conformaron luego de la muerte de Anthony da Silva, un joven que muriera tras ser atacado por un guardia de seguridad en el Shopping Costa Urbana. "Este desenlace llevó a que diversos grupos de Peñarol nos reuniéramos más allá de la tribuna para reclamar justicia por este caso de gatillo fácil", explican.

Por su lado, el grupo antifascista de Nacional nació más cercano en el tiempo, aunque lleva años fermentándose. Bautizado como "Bolso Antifascista", cuenta con militantes de diferentes áreas. "Nos conocemos por militancia por fuera de lo que es la cancha, pero también nos juntamos cuando vamos a ver a Nacional y nos nucleamos en torno a cuestionarnos algunas cosas del deporte, de la tribuna, del futbol uruguayo", cuentan.

Ambos grupos se posicionan tanto en las tribunas como en las redes sobre temas de la máxima actualidad política. La reforma "Vivir Sin Miedo" o el intento de derogación de la Ley Trans fueron dos de los últimos temas de coyuntura en los que se pronunciaron, muy críticos con ambas iniciativas, que entran en el núcleo de las cosas que buscan combatir.

Desde Montevideo Portal contactamos a ambos grupos para que nos contaran del surgimiento de sus experiencias, de las reacciones que generaron, de su filosofía y de sus reivindicaciones. En ambos colectivos, decidieron responder en conjunto y no con una persona como vocero, para que se considera toda la diversidad de sus miembros. Y eso por sí mismo ya habla bastante de la naturaleza de estos grupos.

¿Por qué fascismo?

Una pregunta que suele surgir al escuchar que se definen como "antifascistas" es cómo entienden el término y por qué lo utilizan en el mundo del fútbol, cuando muchas veces está definido históricamente como un tipo de régimen asociado a las dictaduras totalitarias europeas, aunque también latinoamericanas.

En ambos grupos entienden que es un término que engloba todas sus reivindicaciones y que abre la cancha a la hora de cuestionar. No luchan contra un fascismo clásico, sino contra "formas de fascismo" encarnadas en los "discursos de odio" que se ven diariamente en la vida cotidiana y se amplifican en el futbol.

"Definirnos así nos permite abarcar personas de ideologías distintas. Por ejemplo, tenemos compañeras anarquistas, gente más del palo del antiracismo o más de izquierda progresista. Y nuclearnos alrededor del antifascismo nos permite ampliar el arco y cerrar filas en torno a oponernos a los discursos de odio. Creemos que la homofobia, la xenofobia y la misoginia son todos discursos que se desprenden del fascismo. Son pequeñas actitudes fascistas de la vida cotidiana", relatan los hinchas bolsilludos.

Desde el grupo carbonero, destacan que la lucha es amplia y contra todo elemento conservador. "Además de antifascistas, somos antipatriarcales y estamos en contra de cualquier tipo de represión. Por ende, no entendemos a ninguna de estas luchas como incompatibles con la lucha contra el fascismo, ya que estos movimientos emergen desde el pueblo y buscan cambiar esta sociedad conservadora", sostienen.

"Somos antifascistas porque estamos en contra de cualquier tipo de autoridad y opresión bajo el yugo de este sistema", agregan.

Un ambiente que no es el más fácil

Al ser interrogados sobre la dificultad de cambiar las cosas desde el fútbol, un ámbito donde lo que pretenden destruir parece campear, precisamente, como en pocos otros lugares, aceptan que se trata de algo difícil, pero que no por eso vale menos la pena de intentarlo.

"En ningún proceso de cambio históricamente ha sido fácil romper la cultura dominante impuesta desde arriba, sin embargo, sobran ejemplos de logros en ese sentido", explica el grupo carbonero, que no duda en mencionar hinchadas antifascistas exitosas de otros países, lo que es una constante en estos movimientos inspirados en experiencias de Europa y de la región.

"Hay ejemplos de clubes que se definen como clase obrera y a favor del movimiento LGTB, que han logrado hacerse mella entre los poderosos generando una contracultura desde la propia institución", cuentan, y agregan: "En nuestro caso, buscamos generarlo no solo desde la tribuna, sino afuera de ellas también, como dijimos nos consideramos militantes de Peñarol y llevamos su empuje como militancia a todos lados".

Desde el grupo Bolso Antifascista plantearon otro de los puntos fundamentales de las reivindicaciones antifascistas: los cánticos violentos y discriminadores que dominan en los estadios. Se trata de uno de los temas más difíciles de combatir, porque son de las prácticas que el hincha tiene más naturalizadas, pero que ven como vital a la hora de intentar liberar al fútbol de discriminación.

"Tenemos gente que había dejado de ir a la cancha a causa de los cantos violentos. Por ejemplo, tenemos una compañera feminista que se sentía tocada. Por eso está bueno volver a la cancha y cuestionarnos ese tipo de cantos y lo que implican", relatan.

¿Cómo hacen para luchar? No es fácil, aceptan, porque es algo en lo que "a veces se cruza la razón y la pasión", pero no por eso esta lucha es "menos necesaria". Una de las alternativas que proponen, y que también es utilizada por otras hinchadas antifascistas, es alentar únicamente a su equipo y no concentrarse en insultos a los rivales u otros equipos clásicos.

"Una gran consigna, con la que nosotros comulgamos también, es cantar a favor del cuadro y alentar a los jugadores, sin estar constantemente nombrando a la hinchada rival o a otros cuadros y evitar los insultos constantes", sostienen, a la vez que se lamentan que "esas muestras de odio y opresión hacia las minorías están todo el tiempo en el fútbol".

Por su parte, los hinchas carboneros tampoco suscriben a estos cánticos y los "repudian", pero entienden que son "parte de valores impuestos por esta sociedad y la cultura dominante" y que "suelen ser una válvula de escape a situaciones condicionadas por una sociedad que nos impone determinados estándares de vida".

Por ello, para combatirlos insisten en la importancia de "cambiar el sistema". "La única forma viable que entendemos posible de lograrlo es con la militancia autogestiva por fuera de las instituciones", aseguran al respecto.

El recibimiento por el resto de la hinchada

A diferencia de otros grupos de hinchas que tienen en la territorialidad en la cancha una de sus marcas identificatorias más importantes, ambos grupos le restan importancia, a la vez que le agregan a las acciones que puedan suceder por fuera del estadio. Es por ello, que si bien pueden ver los partidos juntos, no es este el fin de su iniciativa, sino lo que puedan generar con su militancia.

"Nacimos desde la cancha y hacia afuera es que nos proyectamos", cuentan los carboneros, que agregan que "la corriente contra el fascismo fue más que bien recibida", ya que "la hinchada de Peñarol es nuestra casa y nuestra familia".

Además, explican que, si bien no había otra experiencia antifascista anterior, en Peñarol "hace varios años que están instauradas las lógicas populares e iniciativas de lucha ante los poderosos".

Del lado bolsilludo, explican que en las tribunas jamás han tenido problema alguno, pero que en las redes sociales sí los han tenido, aunque entienden que es porque están generando algo en el hincha.

"Nos han insultado en todos los colores, pero también nos han apoyado, por suerte, un montón. Y la idea también es empezar a hacer ruido para que la gente pueda empezar a ver también esas cosas que capaz de otra forma ni siquiera se cuestionaría", aseguran, optimistas con lo que están generando.

Con los brazos abiertos

Otro de los tabú que están dispuestos a romper es toda la violencia que vive alrededor de la rivalidad clásica. Consultados por Montevideo Portal por la existencia de un sector antifascista en el tradicional rival, ambos grupos se mostraron dispuestos a establecer dialogo, lejos de la desconfianza que existe normalmente.

Desde Bolso Antifascista, explicaron que nunca se hablaron, porque no se dio la oportunidad, pero que "está todo bien" y no ven por qué no lo harían. La lucha, entienden, no es con otros equipos, sino contra la discriminación que se vive en la sociedad y se ve amplificada en el fútbol.

Por su parte, los carboneros explicaron que no conocían la existencia del grupo antifascista de Nacional, pero que no tendrían problema en comunicarse con ellos para coordinar actividades o militancias. "Nuestro enemigo es el capitalismo y el patriarcado, y nada tiene que ver con rivalidades deportivas", aseguraron.

Si bien por el momento ambos grupos son minoritarios en respectivas hinchadas, se tienen confianza para poco a poco ir sumando adeptos que les permitan seguir avanzando en la lucha por sus reivindicaciones. También se espera que más equipos del fútbol uruguayo inicien sus propios sectores antifascistas, como sucede en otros países de la región que, lejos de ser una particularidad de pocas hinchadas, ya empieza a volverse algo más extendido.