Contenido creado por José Luis Calvete
Fútbol Internacional
Y yo te abrocho

La mufa del arquero de Sevilla, la respuesta de Haaland y la leyenda de Kiricocho

El goleador del Dortmund le festejó un gol en la cara a Bounou al grito de Kiricocho, sin saber su significado. Antes el meta quiso mufarlo.

10.03.2021 11:45

Lectura: 3'

2021-03-10T11:45:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

La palabra “Kiricocho” es muy usada en el ambiente del fútbol cuando se intenta mufar a un rival, aunque muchos no saben el origen de su significado. El inventor fue Carlos Salvador Bilardo, un experto en el arte de evocar la fortuna y de hacer hasta lo imposible para alejar todo lo relacionado a la mala suerte.

Kiricocho era el apodo de un hincha de Estudiantes de La Plata que solía acercarse al club y ver prácticas, pero al entrenador pincharrata no lo convencía porque cada vez que estaba cerca se lesionaba un futbolista o pasaba algo malo. Por tal motivo, lo designó para una misión específica; recibir a los rivales y contagiarles la mala suerte. El resultado fue muy bueno, ya que el equipo conquistó el Torneo Metropolitano de 1982.

La historia se hizo famosa con los años y siempre se le atribuyó a Bilardo, quien cuenta entre los clubes de su currículum con el Sevilla. Precisamente el conjunto andaluz reflotó a Kiricocho este martes en su partido de vuelta de los octavos de final de la Champions League frente al Borussia Dortmund. Si bien no le sirvió de mucho, la anécdota fue divertida y ya recorre el mundo.

Tras el 3-2 sufrido como local en España, el cuadro de Julen Lopetegui necesitaba una remontada en Alemania y no le iba bien. Perdía 1-0 y tenía un penal en contra en los pies de Erling Haaland. El arquero marroquí Yassine Bounou intentó poner nervioso a su rival al grito de “Kiricocho” y le contuvo el disparo. Luego celebró su atajada a escasos centímetros del goleador, pero el maleficio se le volvió en contra. A instancias del VAR se hizo repetir la ejecución porque se adelantó.

En la repetición de la pena máxima, el arquero Bounou volvió a evocar a Kiricocho, algo que fue perfectamente captado por los micrófonos de ambiente del Signal-Iduna Park de Dortmund al jugarse sin público. Esta vez Haaland transformó el penal en gol y se lo festejó en la cara al guardameta al grito de “Kiricocho”, lo que generó el enojo de los futbolistas del Sevilla. Tras el partido, el atacante contó que no sabía el significado de la palabra y que se limitó a devolverle las palabras al marroquí.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy