Peñarol
Sueño trunco

Jonathan Rodríguez vuelve a Peñarol

Gerardo Rabajda confirmó que el pase de Jonathan Rodríguez al Sporting Braga está caído porque Peñarol planteó “exigencias inaceptables” a los portugueses a la hora de financiar la operación. “Era el mejor negocio en la historia del club”, explicó el representante del joven delantero.
14.07.2014 08:30


El pase de Jonathan Rodríguez al Sporting Braga de Portugal, operación que iba a dejarle a Peñarol cuatro millones de euros y el 15% de una futura transferencia, quedó caído en las últimas horas del domingo, dadas las exigencias de los carboneros para con la institución portuguesa cuando se habló de cómo financiar la operación. Por tanto, el delantero floridense deberá retornar a Uruguay y reincorporarse al plantel que dirige Jorge Fossati.

“Lamentablemente creo que se equivocó el camino. En este momento estaríamos regresando, cuando podamos solucionar el tema de los pasajes”, confirmó el empresario Gerardo Rabajda desde Portugal al programa 100% Deporte, de Sport 890, y explicó que “Peñarol hizo una petición incoherente con lo que es la realidad que vive Jonathan acá”.

“A partir de que los exámenes médicos detectaron un pequeño problema se buscó una forma de reflotar este negocio a pedido de Peñarol, sobre todo cuando le revelamos este problema. El club nos pidió reflotar la transferencia, y una vez que lo hicimos hubo exigencias fuera de lugar. Hablé con Damiani y me dijo que reflotáramos esto, pensando en el chiquilín. Una vez reflotado el negocio, algo difícil porque en Europa cuando un jugador no pasa un examen médico la transferencia se cae, las condiciones cambiaron, no sé si por la difícil interna de Peñarol”, agregó.

“Para Peñarol era la mejor operación de su historia. Sporting Braga pidió plazos que me parecieron coherentes y Peñarol pidió recibir un dinero que no me parece. Todo lo de priorizar al jugador era un cuento y primó el interés económico. Acá está el jugador solo con nosotros, porque acá no hay ningún dirigente de Peñarol. Si tanto les hubiera preocupado el jugador, alguno hubiera venido. Por suerte el chiquilín confió en nosotros y esperamos terminar de una vez con esto para que Jonathan vuelva a la cancha, que es el hábitat natural de él”, añadió.

“Jona está decepcionado con mucha gente, y no hay que olvidarse que es un pibe de 20 años, con una familia de nueve hermanos que depende de él, y que no está preparado para sentir este mazazo de información. En todos los exámenes que le hagan va a salir este problema. Fue algo que manejamos con mucho cuidado, pero la interna de Peñarol hizo que esto tomara estado público y hoy es una verdad a voces que tiene un problema en la cadera. Si bien podría hacer toda su carrera sin problema, es un riesgo para el club que hace un desembolso por él”, dijo.

“Hicimos una gestión fundada en el afán de que todos queríamos que esto se hiciera, pensando en el chiquilín. Los que manejaron las cifras fueron los dirigentes de Peñarol. Siempre en estas operaciones las cifras que salen a la luz no son las reales, porque hay porcentajes, comisiones y cuotas de solidaridad. Peñarol larga un número públicamente, pero es difícil explicarle a la gente y desglosarla. Con lo del problema en la cadera es normal que el rumbo cambie”, manifestó Rabajda, quien consiguió que el club portugués pagara un millón de euros en efectivo ahora y no a año vencido, como pretendía después del examen médico.

“Entendimos que no era bueno sacarle a Peñarol al mejor jugador y que cobrara recién dentro de un año. Les dijimos que Peñarol no puede quedarse sin su mejor futbolista y sin dinero. Se consiguió un millón de euros y después Peñarol cambió las condiciones. La viveza criolla salió a flor de piel y lamentablemente entorpeció todo. En vez de tanto vivo necesitamos más inteligentes”, lamentó el empresario.

“Jona habló con Damiani, quien le expuso sus motivos para que volviera, y que no eran los mismos que le dio hace una semana cuando le pidió que se quedara. Ahora se dice que se le va a mejorar el contrato y es normal, porque es el jugador más caro de Peñarol para una transferencia y es de los que gana menos en el plantel. No es coherente con las reglas internacionales que hay que cobre lo que cobra y tenga la cotización que tiene”, agregó Rabajda.

“Acá se perjudica al jugador y a Peñarol, que se pierde de ingresar dinero”, dijo el empresario, quien descartó que el dinero aparezca por el lado de Jorge Mendes, uno de los principales representantes a nivel mundial. “Mendes se ecariñó con Jona, apostó por él y quiere ayudarlo, pero no por esa promesa se puede abusar de la gente que tiene buena voluntad. Se le quiso meter el gaucho para que la plata apareciera, y nosotros no nos comemos nada”, concluyó.