Nacional
Volveré

Iván Alonso: "no me voy por dinero" y "sueño con retirarme en Nacional"

"La gente piensa que yo me voy a River por dinero, pero está muy equivocada", dijo Iván Alonso en su despedida de Nacional, y aclaró que tomó su decisión tras una charla con Munúa. El delantero aclaró que nunca pidió mejorar el contrato y aseguró que su sueño es retirarse con la casaca tricolor.
01.02.2016 11:43


Iván Alonso dio una conferencia de prensa en el Parque Central a modo de despedida de Nacional. Su pase a River Plate a cambio de 260.000 dólares se concretará esta semana, cuando a Rodrigo Mora le otorguen la nacionalidad argentina. Los tricolores cobrarán 60.000 ahora y 200.000 en junio, y recibirán a los millonarios en un amistoso sin costo en el primer trimestre de 2016. A su vez, el jugador firmará hasta el 30 de junio de 2017.

“Quiero proceder a aclarar algunos puntos. Lo principal es que en este asunto hay voces autorizadas. Se ha hablado mucho y lo único que he hecho fue estar callado y escuchando. Quiero aclarar uno de los puntos, que fue el que abrió toda esta disyuntiva. No sé quién le trasladó una falsa y malintencionada información a Martín Charquero diciéndole que yo puse entre la espada y la pared a Nacional pidiéndole una extensión de contrato. En el fútbol todo se sabe y a la larga se sabrá”, comenzó el delantero de 36 años.

“Recibí una llamada de Marcelo Gallardo para trasladarme el interés de River Plate por contar con mis servicios. Yo culminaba mi contrato con Nacional en diciembre de 2015 y lo extendí por una cláusula del 70% de partidos cumplidos, con una directiva que dejaba el club y una nueva que entraba. En ningún momento me dijeron de dejar el club, pero quería hacer saber por escala (cuerpo técnico y presidente) del ofrecimiento que me había hecho River, sobre todo porque había prorrogado mi contrato por una cláusula”, agregó.

“Hoy lo reconoció Gustavo (Munúa); los técnicos quieren saber de boca del jugador si están preparados para defender la institución a la que pueden llegar a ir. En mí no cambió que Gallardo me haya llamado. Siento que Nacional es mi casa, y lo que hizo Gallardo fue lo que hacen todos los entrenadores hoy en el mundo del fútbol; averiguar si un jugador está dispuesto a aceptar un reto o no”, manifestó.

“Las voces autorizadas son Munúa, Berman, el presidente y De León”

“Estábamos en la concentración del Regency y le pedí a Gustavo y a su ayudante Cristian Berman tener una conversación. Tuvimos una conversación de más de una hora en la que hablamos de muchos temas y culminamos con el de River. Una vez finalizada esa conversación, de la que no pienso dar detalles porque son charlas que quedan en privado, al cruzar esa puerta prácticamente había tomado la decisión de terminar esta etapa en Nacional. Lo medité hasta el día siguiente, cuando le pedí una reunión al presidente. Medité durante un día esa decisión y le trasladé al presidente que esta etapa maravillosa de tres años en Nacional para mí había terminado. No pedí la extensión de contrato. Conozco la realidad económica y en ningún momento se me pasó por la cabeza poner al club entre la espada y la pared”, explicó.

“Después quise mantener una reunión con un referente e ídolo de la institución con Hugo de León, una persona con muchos años en el fútbol, y le hablé de mi reunión con el cuerpo técnico y el presidente y de las razones que me llevaron a tomar la decisión. Munúa, Berman, el presidente y De León son las voces autorizadas al respecto. De todos los demás que han hablado puedo decir que no hablé con ninguno. Algunos mal informaron de forma mal intencionada. Lo aclaré con Martín Charquero y él aclaró que yo le dije que no había pedido un contrato nuevo”, agregó Alonso, quien se mostró crítico de la actitud periodística de no dar a conocer las fuentes.

Fue una decisión deportiva, no por dinero”

“Mi sueño y mi deseo lo cumplí en un 50%; vestí la camiseta de Nacional y fui campeón. El otro 50% de mi sueño y mi deseo sigue en pie, que es retirarme vistiendo la camiseta de Nacional”, agregó Alonso, quien aclaró que su relación con Munúa “es buena”, desmintiendo rumores sobre un mal relacionamiento. “En su momento fue de compañeros, fue nuestro capitán, y después fue una relación de jugador-entrenador. Lo que puedo decir es que después de la charla que tuvimos decidí que esta etapa en Nacional había terminado”, indicó.

“La gente piensa que yo me voy a River por dinero, pero está muy equivocada. Una extensión de contrato en Nacional no me iba a hacer ni más rico ni más pobre. Si tomé la decisión que tomé después de hablar con el cuerpo técnico, es obvio que se trató de una decisión deportiva”, expresó, y se mostró de acuerdo con que los dirigentes no tomen decisiones deportivas en la nueva Comisión Directiva de Nacional. “Me parece una decisión sumamente acertada que los dirigentes no sean quienes fichen a los jugadores. Que la directiva dé las pautas económicas y que el área deportiva marque los nombres (…) Es una directiva que no está intoxicada del ántrax del fútbol. Espero que no se intoxiquen, porque así lograrán que Nacional crezca a pasos agigantados”, añadió.

“Para el presidente sólo tengo palabras de agradecimiento. Capaz que retenerme, por la situación económica del club, era una locura”, admitió Alonso, quien se hizo cargo de su decisión aunque reveló que “no fue fácil”. La situación, la experiencia y el haber vivido un montón de ejemplos de futbolistas que quieren alargar esa decisión y salen perjudicados, me hizo tomar esa decisión en este momento. Yo no juego para sentirme importante, y entiendo, como en toda ley de vida, que llegan jugadores jóvenes a la institución y que los de abajo vienen pisando fuerte. Uno se enfrenta a la difícil situación de tomar decisiones. A veces uno las toma apresurado y otras se duerme en los laureles y las toma tarde”, explicó.

Mi sueño es retirarme en Nacional. Me voy siendo hincha

“En River me encontraré con algo parecido a lo que me encontré cuando llegué a Nacional; una institución grande, ganadora, campeona de América y con un entrenador que fue campeón con Nacional y que con River no ha parado de ganar. Mis objetivos son los mismos; el desafío es a la par de cuando llegué a Nacional porque River es tan grande como Nacional”, afirmó.

“Sólo tengo palabras de agradecimiento para los hinchas por las infinitas muestras de cariño que me han dado. También tengo amigos que me comentan que hay parte de la hinchada que está enojada conmigo porque me tachan de traidor y mercenario. Lo único que puedo decir es que no voy a exponer a una institución histórica, grande y ganadora a tener problemas financieros cuando no tengo claro el futuro deportivo. No me considero un ídolo”, dijo.

“Quiero agradecer al Chavo Díaz, José Fuentes y Daniel Enríquez, las tres personas que me acercaron a Nacional y a las que estaré eternamente agradecido. Yo no nací hincha de Nacional, y muchas veces uno se hace hincha de forma inconsciente. Yo con 34 años llegué sin sentido de pertenencia y sin ser hincha de nadie, pero gracias a un puñado chico de gente que me hicieron sentir lo que es este escudo me voy siendo hincha”, reconoció.

“Pablo Bentancur influyó mucho en mi llegada a Nacional. Por supuesto agradezco también a mi familia y a uno de mis mejores amigos como mi viejo. Nacional me dio la oportunidad de defender a una institución histórica y también de conocer a grandes personas como el Chino Recoba y Juan Carlos Marcoff. La despedida final es para la gente, el hincha y el socio, a quienes no quiero cambiarles la opinión. Acepto y son bienvenidos los agradecimientos y las posibles críticas. Me costó ganarme el reconocimiento y el cariño de la gente, pero de un tiempo a esta parte me gané ese cariño y me voy hincha. Cumplí el 50% de mi sueño pero sigue latente el otro 50%, aunque no depende de mí”, concluyó.

Temas relacionados: