Contenido creado por José Luis Calvete
Fútbol uruguayo
No Iván a callarlo

Iván Alonso: “Ningún jugador me dijo que no quería que yo fuera a Los Céspedes”

“Mi tarea en Nacional no es hacer amigos”, dijo el mánager, y agregó que el episodio de indisciplina de diciembre “prescribió”.

09.05.2021 19:24

Lectura: 6'

2021-05-09T19:24:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

Iván Alonso, mánager general de Nacional, rompió el silencio después de varios meses en diálogo con el programa ‘Punto Penal’ de Canal 10, donde habló del episodio de indisciplina de diciembre del año pasado, de su injerencia en las contrataciones, de la relación con los futbolistas y de su función dentro de la institución.

“Mi rol impacta directamente en los planos estructurales, como reestructuración de áreas que ya existían en el club y creíamos oportunos que debían sufrir cambios, de análisis, de estrategia y de implementación de esas estrategias, que es lo más complicado. Mi rol de mánager general impacta directamente en el área deportiva y también en la estructural porque en el club se creó un departamento de planeamiento estratégico”, explicó.

La razón de la creación de ese departamento es que “el gran déficit del fútbol uruguayo es que el día a día consume a las instituciones y no tienen visión a futuro ni la capacidad de proyectarse, imaginar y soñar un club a cinco años”, por lo que su función se basa en esa visión a futuro “viviendo el presente y tomando acciones para cambiar esa realidad”.

Su relativa injerencia en las contrataciones y el “debe” del entrenador

“Todos esos aspectos se vienen trabajando desde 2018, cuando antes de las elecciones de diciembre me llamó el hoy presidente, José Decurnex, y me planteó que me quería en un equipo que tuviera la visión sobre qué club queríamos que fuera Nacional en 2025. Eso es gestión pura y dura”, agregó, y aclaró que hay “un departamento de scouting interno”, por lo que rechazó las versiones que “dicen que Nacional tercerizó el área deportiva”.

Repasó que se creó la secretaría técnica que tuvo a Jorge Giordano al frente y que ahora es liderada por Sebastián Taramasco, y dijo que “dentro de la gestión se tomó fútbol, marca y la transformación digital para transformar el negocio”. Además, aseguró que su influencia dentro de las incorporaciones tiene una importancia relativa, ya que se deciden en grupo, con el presidente teniendo la palabra final.

“En cuanto a la injerencia deportiva mía, dentro de lo que es el ámbito de contrataciones, que se ha puesto sobre la mesa, hay que entender que yo ni le subo ni le bajo el pulgar a nadie. Yo tengo una opinión dentro de un conjunto de personas entre las que están el presidente, el vicepresidente, otro directivo, el entrenador y el secretario técnico”, explicó, y remarcó la importancia de los jóvenes dentro del plantel principal.

Reconoció que está “en el debe” el hecho de “no haber podido encontrar una estabilidad en el nombre del entrenador”. “Se sigue tras ese nombre que lleve adelante el plan que tiene Nacional. Y hay que dejar claro que el proyecto no se cambia. Lo que cambia es el nombre del entrenador. Es como el autobús y el conductor; podés cambiar al chofer, pero no el trayecto”, sostuvo, y destacó que a Decurnex “no le ha temblado el pulso para tomar decisiones”.

El episodio de la burbuja “es de 2020 y prescribió”

Dentro de las muchas decisiones que hubo que tomar, está la del episodio de indisciplina de diciembre del año pasado en la concentración de un hotel después de perder el clásico del Torneo Intermedio, a pocos días de enfrentar a River Plate por la Copa Libertadores. Hubo sanciones internas y 12 contratos que terminaban pocos días después, de los que se resolvió no renovar a 11 de ellos.

“Para mí prescribió porque es de la temporada 2020 y estamos en la 2021. Lo que rescato es que se preservó los valores institucionales antes que un resultado deportivo. Se nos pegó porque se dijo que habíamos entregado el Campeonato Uruguayo, y a lo largo se vio que el campeonato se decantó a nuestro favor. Lo que tengo claro es que debemos aprender de los aciertos y de los errores”, expresó.

Cuando se le preguntó si fue de los momentos más complicados que le tocó vivir, dijo que “el 2019 fue más estresante”, más allá de que “el 2020 fue muy estresante por todo lo que ocurrió con la pandemia”. “Estas situaciones como la de la burbuja ocurren dentro de la gestión. Lo que hay que tener claro es de dónde venimos, hacia dónde vamos y cuáles son los valores y recursos que uno quiere aplicar para ejecutar la gestión”, manifestó.

La relación con los futbolistas y su presencia en Los Céspedes

Cuando se le preguntó si es real que tenga un mal relacionamiento con los futbolistas, fue claro: “¿Quien dijo eso? Me gustaría saberlo. Hay que hacerse responsable de las palabras y las frases”. “Se ha dicho que los jugadores no me quieren en Los Céspedes y que me prohibieron la entrada. Ningún jugador me dijo que no quería que yo fuera a Los Céspedes”, señaló desde la concentración tricolor, justamente en Los Céspedes.

“Tengo una relación de muchísimo respeto y profesionalismo con ellos. Con algunos hasta tengo relación personal, al igual que con algunas de las personas que ocupan cargos en el cuerpo técnico, pero sé diferenciar lo que es trabajo y lo que no. En el trabajo no mezclo la parte personal e intento ir siempre de frente. No utilizo ningún medio para tener que decirle nada a nadie. Considero que la comunicación frontal es la principal herramienta para la resolución de las situaciones que hay que afrontar en la vida”, explicó.

“Cuando Decurnex me invitó a participar de ese sueño que él tenía de poder ser presidente de Nacional, dentro de las tareas que él veía que yo podía llevar adelante no estaba que entrara a Nacional a hacer amigos o a hacer la vista gorda”, aclaró, y cree que “la disciplina en la gestión es fundamental en todos los aspectos, no sólo en lo deportivo”, porque “son los puentes que se tienden para hacer que el sueño se convierta en un logro”.

“El lema de la candidatura de José era ‘compromiso Nacional’. El compromiso lo asocio a la responsabilidad. En este caso, es la responsabilidad que los socios le dieron a José de gestionar un proceso de cambio y transformación dentro del club. A mí me indicó como una de las personas para llevarlo adelante. El amiguismo y lo personal hay que saber separarlo de lo profesional, y la persona no cambia; cambia el rol de las personas”, argumentó.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy