Más deportes
Por más igualdad

Futbolistas españolas comenzaron un paro para que se regularice su situación laboral

La huelga se debe a que no siguieron las negociaciones entre los clubes y los sindicatos por el primer convenio del fútbol femenino español.

16.11.2019 11:14

Lectura: 3'

2019-11-16T11:14:00
Compartir en


Las futbolistas de la Primera División española iniciaron este sábado su paro indefinido, siguiendo su lucha por el primer convenio colectivo que regule su situación laboral.

El partido que este sábado debía abrir la novena jornada del campeonato, entre el Espanyol y la UD Granadilla Tenerife en la Ciudad Deportiva Dani Jarque de Barcelona, no se disputará.

La plantilla de la entidad tinerfeña, de hecho, ni siquiera llegó a volar desde la isla a la ciudad condal.

Su vuelo estaba programado para este viernes por la tarde, pero sufrió "problemas técnicos".

Vista la "intempestiva hora a la que llegarían al hotel de concentración", cerca de las 5:00 hora peninsular, y teniendo presente que la huelga indefinida empezaba a las 00:01 de este sábado, la directiva de la UD Granadilla Tenerife tomó la decisión de que sus jugadoras regresaran a sus domicilios.

La entidad respetó, de este modo, "la postura de las jugadoras de secundar el paro".

Las futbolistas de la Primera Iberdrola convocaron una huelga indefinida ante el estado de paralización de las negociaciones entre los clubes y los sindicatos por el primer convenio colectivo del fútbol femenino español.

Después de trece meses de negociación, y pese a la mediación en las últimas semanas de la Dirección General de Trabajo y del Consejo Superior de Deportes, las posturas siguen alejadas, especialmente, en cuanto a salario mínimo y parcialidad.

Las jugadoras rebajaron sus pretensiones salariales hasta los 16.000 euros brutos anuales, pero exigen una jornada mínima de 6 horas diarias. Fijaron en un 75 por ciento el mínimo de la parcialidad, un aspecto clave en la cotización para las futuras pensiones.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, por su parte, subió su oferta desde los 13.000 a los 16.000 euros brutos anuales, pero pidió limitar los contratos a tiempo parcial para que no tuvieran una ocupación inferior al 50 por ciento de la jornada normal de trabajo. Esto es, cuatro horas al día -20 por semana-, lo que dejaría el salario en 8.000 euros brutos al año para ese tipo de contratos.

La diferencia entre las reivindicaciones sindicales y la oferta de la patronal, según explicó la Asociación de Clubes, es de 1.500.000 euros. Bajo la situación de financiación actual, la patronal aseguró que no puede costearlo.

Ante este bloqueo, las jugadoras decidieron convocar el primer paro de su historia. "Huelga por la igualdad" o "convenio femenino ya" son mensajes que se han repetido en los últimos días en las redes sociales.

La internacional española Alexia Putellas explicó este sábado en su perfil de Twitter que con el paro pretenden conseguir "unos derechos laborales dignos".

Las futbolistas de la Primera División española desean que sea un convenio colectivo el que regule materias como el salario mínimo, la duración de la jornada o las vacaciones; y, más allá de eso, verse protegidas en caso de lesión o de embarazo, entre otros.

EFE/FútbolUy