Fútbol Internacional
Permiso para Samir

Ex jugador del Sevilla contó cómo lo tentó Sampaoli para llevarlo: “Puedes beber, salir”

El francés Samir Nasri recordó del DT argentino que fue “un amigo, no un entrenador”, y que hasta se ofreció a cuidarle el perro.

05.05.2020 12:40

Lectura: 2'

2020-05-05T12:40:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

Samir Nasri es uno de los grandes talentos malogrados del fútbol francés en los últimos tiempos. Tras una carrera que arrancó en el Olympique Marsella y lo llevó al Arsenal, donde jugó tres temporadas, estuvo cinco en el Manchester City y comenzó el descenso; Sevilla, Antalyaspor de Turquía, West Ham United y hoy Anderlecht de Bélgica, siempre jugando poco.

De su pasaje por el fútbol español, el ex jugador de la selección francesa recordó en una nota a través de Instagram que Jorge Sampaoli lo convenció para tomar la decisión a mediados de 2016 de una manera poco convencional.

“Me quería tanto que me dijo: ‘Ven a nuestro equipo. Puedes beber, ir a una discoteca o hacer lo que quieras. Yo te cubriré frente al club. Lo único que te pido es que seas bueno dentro del campo el fin de semana. De hecho, si yo quería ir a ver a mi familia un fin de semana que no tuviera que jugar, Sampaoli me decía que él se encargaría de cuidar a mi perro”, relató.

“Tuve una relación de amistad con Sampaoli. Fue un amigo, no un entrenador. Y con Juanma Lillo (el asistente) fue una relación de padre e hijo. ¡Me daba escalofríos escuchar los discursos de Sampaoli en el vestuario y eso que yo no entendía el español!”, agregó Nasri, quien anotó tres goles en sus 30 partidos defendiendo al Sevilla, donde su rendimiento fue de menos a más.

El período del francés en el cuadro andaluz quedó trunco cuando lo descubrieron en una clínica en Los Ángeles desobedeciendo unas órdenes del club. Se sometió a un tratamiento que podía arrojar un resultado positivo de doping y tuvo consecuencias: “Arruinó mi temporada”.

“Era una inyección de vitaminas legal y tenía una receta médica. La clínica me inyectó mucho más producto de lo esperado. Estaba destruido porque iba a ser sancionado por dos años. No quería jugar más después de eso. Incluso le dije a Sampaoli: ‘Déjame a un lado, es inútil’. Pero él siempre quiso que jugara. Estaba perdido, estaba nervioso y enfadado con todo”, recordó, y reconoció que por entonces “ya no quería jugar al fútbol”.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy