Contenido creado por Andrés Cottini
Básquetbol
Batista, el grande

Esteban Batista, trotamundos del básquet: "en Uruguay tendemos a desmerecer al que llegó"

Batista repasó su carrera, su paso por la NBA, Europa, China y la selección: "es una lástima que siempre nos faltó un vintén para el peso".

18.04.2020 19:21

Lectura: 5'

2020-04-18T19:21:00
Compartir en

Por Andrés Cottini

El básquetbol uruguayo en los últimos quince años tiene un nombre de referencia absoluto en la selección y es Esteban Batista, un pívot de nivel internacional que jugó en las mejores ligas del mundo y fue bandera en la selección.

Batista, en un vivo de Instagram imperdible con FútbolUy, se tomó un tiempo para repasar su carrera, el pasaje por la NBA, los equipos en Europa, los pro y contras de la selección y hasta dio a conocer los mejores jugadores uruguayos por posición que se han desempeñado con él.

"Es un momento bastante atípico para todo el mundo", dijo el actual jugador de San Lorenzo de Almagro iniciando la charla hablando de la pandemia: "en realidad fue como una ola de un tsunami que fue arrasando a nivel mundial. Nosotros estábamos en plena semifinales de la Champions League, jugamos un partido y al otro día nos mandaron a todos a las casas".

"Nos mandan la rutina más que nada para mantener en lo posible en el nivel físico" contó el pívot sobre los entrenamientos que realiza en Uruguay a la espera de que pueda retornar la actividad: "es hacer lo que se puede. Creo que la vuelta de las competencias, si se vuelve, va a ser complicada y tendremos que tener paciencia para retomar nivel físico y colectivo. Hace un mes que no tocamos la pelota y no tiramos al aro".

Atlanta Hawks y la NBA

Batista, allá por el año 2005, quebró la historia y se convirtió en el primer uruguayo en llegar al mejor básquetbol del mundo, la NBA, al ser fichado por Atlanta Hawks: "el sueño de cualquiera que ame este deporte".

"Veía algo de los partidos de la NBA y poco más, ya que parecía algo inalcanzable, que a la postre se concretó", comenzó diciendo el jugador de 36 años, para contar como fue su llegada: "apenas nos bajamos del avión y como no hablábamos nada de inglés, nos perdimos. Estuvimos como dos horas dando vueltas y aparte viajamos justito el 11 de septiembre (día que se conmemora el atentado en Las Torres Gemelas). Cuando nos encontramos con los directivos del equipo, nos metieron a una limusina, algo que nunca había vivido y nos llevaron a un hotel cinco estrellas".

Entre las muchas anécdotas que recordó en la conversación, hizo referencia a una particular que le tocó vivir en Atlanta: "los jugadores allá eran de usar un par de championes nuevos cada partido. Nuestra figura era Joe Johnson y un día como no la estaba metiendo, llegó al vestuario en el entretiempo, se los sacó los puso en el tacho de basura y se calzó otros. Esas cosas, para mi que llegaba de la Liga Uruguaya, eran increíbles. Lo cierto es que desencajado era yo, porque para ellos era parte de su normalidad".

Recordó más tarde los lujos que tenía la liga y como era entrenar y jugar con los mejores, para luego derivar en un balance de su actuación con los Hawks y la pretemporada que hizo en Boston Celtics: "llegue a la NBA con 22 años recién cumplidos, habiendo empezado a jugar con 15 al básquetbol. Sería un caradura si te dijera: ‘no, mirá, no me fue tan bien', sería irreal".

Y agregó: "tuve mis once minutos de promedio y principalmente jugué en la NBA. En Uruguay tendemos a desmerecer al que llegó y sería un salame si te dijera que el balance no fue bueno. Con los estupendos jugadores que tuvo hasta ahora nuestro país en su historia, nadie más lo logró. Sin ser conformistas, soy un agradecido y privilegiado de haber vivido esa experiencia, en lo que duró. Pasé dos años y cuatro meses divinos, espectaculares y estoy más que orgulloso. Después habrá muchos filosóficos que dirán, fue y comió banco. Yo estoy ‘chocho' de la vida y la gente que entiende y sabe lo que cuesta esto, seguramente también".

Selección y más

Batista, en el repaso de su carrera, habló de sus pasajes por el básquetbol turco, griego, español, italiano y chino, pero el capítulo que no podía faltar era el de la selección.

"Esos Juegos Panamericanos fueron muy lindos", dijo mencionando algunos momentos inolvidables con la celeste en referencia a la cita de Río de Janeiro 2007 donde Uruguay fue de bronce: "fue la primera vez que se ganó una medalla en esa etapa del ciclo olímpico y además por la manera, que fue ganándole a Argentina en alargue, que se forzó de forma agónica".

"También fue lindo lo que se vivió cuando le ganamos a Argentina en Olavarría, la primera victoria oficial de visitantes en su país", dijo más tarde y amplió: "lástima que siempre nos faltó un vintén para el peso, llegábamos hasta ahí; remamos y remamos para quedarnos cerca de la orilla, como nos pasó para el último Mundial en el duelo clave por la clasificación ante Puerto Rico".

"Ganar a nivel Sudamericano o Panamericano era muy difícil. Esta generación se quedó sin el premio, que creo merecíamos, de jugar un Mundial, porque pensar en los Juegos Olímpicos es mucho más difícil", dijo más tarde y agregó: "estuvimos muy cerca, ese es el debe y gran dolor que tengo de tantos años de defender a la celeste".

Por último le pedimos que eligiera a su quinteto ideal de jugadores uruguayos con los que se desempeñó y Batista solicitó para poner dos por puestos, por lo que el plantel quedó armado así:

Bases: Gustavo "Panchi" Barrera y Marcelo Capalbo.
Escoltas: Leandro García Morales y Nicolás Mazzarino.
Aleros: Óscar "Osky" Moglia y Mauricio Aguiar.
Ala Pívots: Hebert "Fonsi" Núñez y Trelonnie Owens.
Pívots: Gustavo Szczygielski y Esteban Batista.

Por Andrés Cottini