Más deportes
Golpe de mujer

Entrevista a María Pía Lorenzotti

Sus escasos 17 años no han sido límite para que María Pía Lorenzotti recorra el mundo y sume medalla tras medalla compitiendo en tenis de mesa, un deporte más que amateur en Uruguay pero en el que es una de las mejores de mundo. De esto dialogó con Montevideo Portal.
26.10.2013 11:00


Asia es potencia en el tenis de mesa, un deporte que se practica muchísimo en ese continente y en Europa, donde suelen estar las competencias más profesionales y los deportistas más talentosos que, en muchos casos, pueden elegirlo como un modo de vida que es redituable económicamente. Las distancias, por supuesto, son muy grandes respecto a Uruguay.

Sin embargo, a pesar del nivel amateur de este deporte en nuestro país y de la escasez de lugares para entrenar, hay un apellido que se grabó a fuego a base de esfuerzo y de logros a nivel internacional: Lorenzotti. Gonzalo y María Pía, dos hermanos, decidieron convertirse en los únicos charrúas en brillar a nivel internacional con esta práctica.

María Pía, particularmente, compite hace seis años y apenas tiene 17, pero en este corto período ha sumado varias medallas y ha recorrido buena parte del mundo gracias al respaldo de su familia. Y de todo esto dialogó con Montevideo Portal.

Primeros pasos

Como hermana menor, María Pía incursionó en el tenis de mesa siguiendo los pasos de su hermano, Gonzalo. "Siempre lo íbamos a buscar con mi padre a las prácticas y lo teníamos que esperar porque quería seguir jugando, hasta que un día estaba tan aburrida que me puse a jugar", cuenta a Montevideo Portal. En ese momento tenía 10 años.

Rápidamente se le abrieron las puertas para participar de una competencia. Su debut fue en un Campeonato Sudamericano sub 11 en Paraguay, pero las cosas no parecieron salir bien, pues perdió todos los partidos. Sin embargo, lo que podría haberse visto como un fracaso tuvo un resultado más que positivo en ella. "Increíblemente eso me re motivo a entrenar y a tratar de mejorar", asegura, recordando sus inicios.

Pía quiso mejorar y evidentemente lo logró: en lo que lleva de carrera, ganó medallas de bronce y de plata en el Sudamericano Escolar realizado en Lima, bronce y plata en el Circuito Mundial ITTF de Chile en sub 15 y oro en el Open ITTF de Ecuador sub 21 a nivel individual. Recientemente, en los Juegos Sudamericanos de la Juventud, sumó a su palmarés una medalla de bronce a nivel femenino individual, y oro en dobles mixtos junto al brasileño Massao Kohatsu.

Su nivel la lleva a estar quinta en el ranking mundial femenino junior (sub 18), en su última actualización, por detrás de la japonesa Ayane Morita (la mejor en este momento), de la hongkonesa Yee Lok Lam, de la oriunda de China Taipéi Ssu-Hua Chiu y de la nipona Eka So. En la lista están clasificadas 314 deportistas, y ella es la única uruguaya. Esto, claro está, tiene que ver con el esfuerzo que hace su familia por impulsarla.

Persevera y triunfarás

Para muchos, el ping pong es un juego, un divertimento que practicar con amigos. Pero a nivel profesional, el tenis de mesa, como es su nombre oficial, no es algo tan sencillo. El entrenamiento, que Pía ahora está haciendo en Suecia, es bastante complejo.

"Primero que nada, como en todo deporte se realiza una entrada en calor de 20 minutos trotando y haciendo ejercicios físicos. Luego se entra en calor en mesa, y después se hacen ejercicios en mesa", explica la uruguaya. Por último queda la práctica de saques u otro tipo de ejercicios físicos, algo que es relativo a los deportistas.

"Depende el nivel de los jugadores varían los ejercicios y el tiempo que se realizan", señala, "y depende de las aspiraciones y la capacidad de concentración la cantidad de ejercicios, el tiempo total del entrenamiento".

El esfuerzo que le ha puesto Pía a desarrollar este deporte ha estado siempre acompañado de su círculo más cercano. "Por suerte siempre me apoyaron en todos los sentidos. No hay duda que sin su apoyo no hubiese logrado nada de lo que he logrado", afirma Pía acerca de su familia, que además de pagarle todos los gastos para competir le funciona como representante, fundamentalmente su padre.

"Lamentablemente nunca tuvimos ningún tipo de apoyo de nadie", dice Lorenzotti incluyendo en ese "tuvimos" a su hermano Gonzalo, quien también está con ella en Suecia y ha padecido las deficiencias que tiene este deporte, como tantos otros, en Uruguay.

Pía, que ha tenido la oportunidad de entrenarse y trabajar en varios países, lamenta que el nivel del tenis de mesa en Uruguay sea tan malo, lo que justifica en que "nadie se dedica a entrenar y tampoco hay personas que estén actualizadas y bien capacitadas para enseñarlo".

"La Federación no cuenta con ningún espacio físico propio para realizar entrenamientos; donde se entrena son en clubes que dejan un área para que se juegue. Es por eso que mi padre nos hizo un club donde tenemos una mesa olímpica con luz y medidas profesionales y reglamentarias, para que nosotros podamos practicar ahí y en las mejores condiciones".

Uruguayos campeones

Arreglándose con pocos materiales y con todo lo que su padre ha podido brindarles, a los hermanos Lorenzotti les ha ido muy bien. Es por eso que ahora se encuentran en Suecia, donde permanecerán por cinco meses en un centro de alto rendimiento con deportistas de distintas partes del mundo.

"Tenemos cinco entrenadores", valora Pía, por lo que "constantemente te están observando y corrigiéndote, y eso es de mucho valor ya que en Uruguay sería imposible".

Los Lorenzotti se encuentran en el Köping Arena. Pía juega en elite por el mejor club de Suecia, que se llama Mälarenergi, mientras que su hermano Gonzalo juega por el Köping en la liga sueca. "El fin de semana pasado estuvimos en Luxemburgo jugando la copa de equipos campeones de Europa. Ganamos a Montenegro y a Luxemburgo, y después perdimos con Italia", relata quien este fin de semana competirá por la liga.

Mirando hacia adelante, el calendario le indica que tendrá que jugar por el Circuito Mundial ITTF en Hungría y Rusia, y que deberá participar de un Open de mayores y otro juvenil en Suecia. Y apenas vuelva a Uruguay, junto a Gonzalo participará de los ODESUR de Chile.

"Una de mis mayores aspiraciones hoy por hoy es llegar lo mejor posible a los Juegos Olímpicos juveniles - Nanjing 2014, y a todos los torneos que voy a disputar, sea Sudamericanos, latinoamericanos, o fechas del campeonato del mundo juvenil", expresa Pía, que a sus 17 años tiene muy claro lo que es representar a Uruguay, y lo demuestra golpe a golpe.

Belén Fourment | Montevideo Portal