Fútbol Internacional
Fue hazaña

Copa Libertadores: ¿En cuánto difiere el Flamengo finalista del que perdió con Peñarol?

El equipo rubronegro gastó más de 40 millones de dólares en fichajes y cambió a casi toda la defensa para el segundo semestre.

24.10.2019 12:23

Lectura: 4'

2019-10-24T12:23:00
Compartir en


A medida que Flamengo iba avanzando en la Copa Libertadores, un recuerdo iba ganando lugar entre los hinchas carboneros: “Y pensar que a este cuadro nosotros le ganamos allá”. En su camino a la final 2019, el actual líder del Brasileirao ganó cinco de los seis encuentros coperos que disputó en Río de Janeiro. Sólo cayó ante Peñarol por 1-0 el 3 de abril por culpa de un cabezazo de Lucas Viatri.

Pero… ¿En cuánto se parece aquel Flamengo con el de hoy? Para empezar, el entrenador ya no es el mismo. Abel Braga abandonó la dirección técnica a fines de mayo, luego de clasificar al equipo con más dudas que certezas a los octavos de final de la Libertadores. Antes conquistó el Campeonato Carioca y ganó 10 de 18 puntos posibles en el arranque del Brasileirao. La relación con la dirigencia no era la mejor.

Tras tres partidos de interinato de Marcelo Salles antes de la Copa América, llegó el portugués Jorge Jesús en junio y pese a la eliminación en cuartos de final de la Copa de Brasil por penales a manos de Atlético Paranaense, los resultados mejoraron. Ganó 18 partidos, empató seis y perdió dos contabilizando el Brasileirao, la Copa de Brasil y la Libertadores.

Junto con el entrenador ex Benfica y Sporting Lisboa, llegaron algunos jugadores de fuste. A los promocionados laterales Filipe Luis y Rafinha, que volvieron a su país tras muchos años en Europa, se sumó el español Pablo Marí, que solucionó muchos problemas en la zaga. El ex Mallorca y Deportivo La Coruña lleva ya tres goles en 21 partidos y fue de las contrataciones menos rimbombantes pero más efectivas. Para el mediocampo llegó Gerson, un joven de 22 años que estuvo dos temporadas en Roma y una en Fiorentina, totalizando 82 partidos.

Contra Peñarol en Río jugaron Diego Alves; Pará, Rodrigo Caio, Leo Duarte y René; Willian Arao y Gustavo Cuéllar; Éverton Ribeiro, Diego Ribas y Bruno Henrique; y Gabriel Barbosa. Para la revancha en el Campeón del Siglo el único cambio fue el ingreso de Giorgian de Arrascaeta por Diego Ribas. El equipo base era ese.

Comparando aquella alineación del 0-1 en Maracaná con la que este miércoles goleó a Gremio 5-0, hay cinco cambios; Rafinha por Pará en el lateral derecho, Pablo Marí por Leo Duarte en la zaga, Filipe Luis por René en el lateral izquierdo, Gerson por Cuéllar en el mediocampo y De Arrascaeta por Diego como enlace.

Pará se fue al Santos porque no iba a ser tenido en cuenta, Leo Duarte sorprendió llegando al Milan (aunque no juega), René pasó a ser suplente (y fue liberado el peruano Miguel Trauco) y el colombiano Cuéllar recaló en Al-Hilal de Arabia Saudita. El equipo cambió algunas piezas importantes, pero sobre todo el funcionamiento y la racha de resultados.

En lo que va del año gastó 46 millones de dólares en contrataciones; 16 en Giorgian de Arrascaeta, 6 en Rodrigo Caio, 6 en Bruno Henrique y 4 por el préstamo de Gabriel Barbosa a comienzos de año. Para el segundo semestre agregó a la lista de altas a Gerson por 12 millones y a Pablo Marí por 2. Rafinha y Filipe Luis llegaron libres.

Flamengo, que en julio del año pasado recibió 45 millones por la venta de Vinicius al Real Madrid y en enero de 2019 embolsó otros 35 por el pase de Lucas Paquetá al Milan, intentará ser el primer club que gana en el mismo año la Libertadores y el Brasileirao en su formato actual, que empezó en 1971. Por ahora se encamina bien en el torneo local y ya piensa en el River Plate de Marcelo Gallardo, su rival en la finalísima del 23 de noviembre en Santiago de Chile.