Contenido creado por José Luis Calvete
Básquetbol
Subió la temperatura

Básquet: Rispideces, autocrítica y humor después de una caldeada tercera final de la Liga

Thornton asumió la culpa de la derrota de Aguada. Los dichos de Soto caldearon el clima de un partido que siguió hasta horas después.

25.02.2021 10:30

Lectura: 6'

2021-02-25T10:30:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

La serie final de la Liga Uruguaya de básquetbol entre Aguada y Trouville elevó su temperatura después del segundo partido, que fue victoria de los rojiverdes el pasado lunes para quedar 2-0. Los dichos de Leandro García Morales sobre los suplentes del equipo de Pocitos, que a su entender “entran a pegar”, generó una respuesta del entrenador rival, Germán Fernández, y un clima tenso.

El tercer juego lo ganó el conjunto rojo, evitando que el último campeón revalidara su título con una barrida este miércoles en el Antel Arena, pero más que de ese encuentro en el ambiente se habla de las declaraciones de Federico Soto. El joven alero tildó de “sorete” a García Morales y rápidamente se hizo tendencia en las redes sociales, generando reacciones a favor y en contra.

Nicola Pomoli, jugador de Malvín que jugó con Soto en el plantel de Urupan que ganó el Metro 2020, respaldó a su amigo y ex compañero. “Excelente @fsoto_77, lo que todos saben y nadie sale a decirlo”, escribió en Twitter, generando más de 1.000 likes y cientos de comentarios y retuits que se repartían entre críticas y aplausos.

En la misma línea se manifestaron dos dirigentes de otro club, aunque sin nombrar ni a Soto ni a García Morales. “Tengo un nuevo ídolo”, escribió de inmediato el presidente de la Comisión de básquetbol de Olimpia, Juan Barrio, quien suele polemizar con hinchas en la red social del pajarito. Fernando Stagnari, presidente de Olimpia, apeló a un viejo dicho para echar leña al fuego.

El ex jugador Andrés Ferrés, campeón con Trouville en la Liga Uruguaya 2005/06 y oriundo del club, matizó la situación y aseguró que lo de García Morales es “incuestionable”, pero elogió la actitud de Soto. “Bien picada botija! Es una final y no hay que guardarse nada. Los pibes de Trouville dejando la vida”, añadió.

Otro campeón con Trouville como Joaquín Izuibejeres, el último ídolo que ha tenido la institución, se refirió únicamente a lo que pasó dentro del rectángulo de juego y ponderó “lo que deja en la cancha y se entrega este plantel”. “Pese a las adversidades, lo emparejó con juego y mucho, mucho corazón”, agregó, en sintonía con las palabras de Claudio Bascou, también formado en el cuadro de la calle Chucarro.

Siguiendo en la línea estrictamente del juego, Al Thornton, extranjero estelar del equipo de Aguada, hizo autocrítica tras una muy floja actuación, dado que cerró su planilla con apenas cuatro rebotes y tres puntos habiendo tirado para 22 en 23 minutos de juego, lejos de la descollante actuación de la primera final el pasado viernes, cuando aportó 22 tantos.

“No pudo dormir. Esta derrota duele y asumo toda la responsabilidad. Tenemos otra gran oportunidad. Debemos mejorar”, escribió en Twitter el experimentado ala-pívot de 37 años, quien jugó 296 partidos desempeñándose como alero en la NBA en equipos como los Clippers, Wizards y Warriors entre 2007 y 2011. García Morales le respondió: “Ganamos juntos y perdemos juntos, hermano. A descansar”.

Otros dos jugadores aguateros también utilizaron sus redes sociales, en este caso para respaldar a García Morales. “Pocos conocen, muchos hablan”, fue el mensaje de Nahuel Santos, al tiempo que Martín Garay citó las declaraciones post partido del experimentado escolta rojiverde para señalar: “SEÑORES hay pocos, terrajas sobran”.

Otro que se manifestó a favor de García Morales fue el jugador Miguel Barriola, quien fue compañero de Soto en la pasada temporada en Trouville y luego tuvo un cruce sobre el final de un partido entre Cordón y Urupan durante el pasado Metro. Tras los dichos del jugador aguatero el pasado lunes escribió “señor LGM”, y luego de las declaraciones del joven alero de Trouville agregó dos palabras: “pobre loco”.

Mientras tanto, en las inmediaciones del hotel que alberga a los equipos hubo algún entredicho que no pasó a mayores entre directivos de Aguada y Gonzalo Soto, padre de Federico y símbolo de Trouville que llegó hasta el lugar pese a no formar parte de la burbuja y celebró efusivamente la victoria de su cuadro. En las décadas del 80 y 90 consiguió tres ascensos con la única camiseta a la que defendió a nivel local.

Un par de buenos resúmenes para el episodio y hasta para esta nota, que casi deja por fuera lo ocurrido a nivel de juego, lo aportaron el basquetbolista Ángel Varela y el artista Christian Font.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy