Fútbol uruguayo
En plena adaptación

“Todavía no caigo”, dijo Pellistri sobre su fama, y habló de los cambios del nuevo Peñarol

“Gracias a los compañeros y al apoyo de la hinchada me pude sentir cómodo dentro de la cancha”, contó la joya del equipo carbonero.

13.02.2020 12:01

Lectura: 4'

2020-02-13T12:01:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

Facundo Pellistri era prácticamente un desconocido hace menos de un año. Su nombre sonaba con pinta de crack para aquellos que siguen la actividad de las formativas de Peñarol, pero el 99% del público que va domingo a domingo a los estadios de Primera División no sabía quién era. Con la pretemporada de mediados de 2019 en Miami su nombre se unió al de las figuras del plantel y en el segundo semestre explotó.

“Fue algo soñado el año pasado. Nunca hubiese imaginado todo lo que sucedió. Fue el año de mi debut y a fin de año tuve esos premios de reconocimiento. Estoy agradecido a Peñarol, a mis compañeros y a toda la gente que me votó por hacerlo posible”, contó el joven extremo de 18 años al programa 100% Deporte, de Sport 890, sobre la temporada en la que fue elegido por el público como mejor jugador.

“Cuando estaba en formativas y me ascendieron a entrenar con el primer equipo, de a poco fui puliendo esa diferencia que hay entre primera y formativas. Me fui acercando al primero para estar bien preparado para cuando me soltaran. Gracias a los compañeros y al apoyo de la hinchada me pude sentir cómodo dentro de la cancha y hacer lo que hacía en formativas”, recordó.

La hinchada de Peñarol, la fama y los cuidados

“La hinchada de Peñarol juega un papel importante en lo que es Peñarol porque siempre está apoyándote. Vayas a la cancha que vayas, va a estar. Cuando estás dentro de la cancha y ves cómo te apoyan, te ayuda mucho en la motivación. A mí en lo personal me ayuda mucho. Al ser Peñarol un cuadro tan grande, un poco de presión siempre tenés porque hay que salir a ganar todos los partidos. Eso está bueno también porque hace que des el máximo siempre”, señaló.

En los últimos meses ha tenido que manejar un nivel de exposición pública que ni él ni sus padres, ambos de 50 años, pueden creer. “Voy con mis padres y me piden una foto o se acerca gente porque quiere un saludo. Es sorprendente para todos y también para mí. Todavía no caigo en lo que es todo esto”, reconoció.

“Las presiones se sienten, pero mi familia y mis compañeros me ayudan a que las sienta menos y para que todo fluya lo mejor posible”, dijo, y comentó también que lo que más cambió desde que integra el plantel profesional fue “la parte de la nutricionista”. “En formativas ya tenemos charlas pero es distinto. El cambio de nutrición es grande. Mis padres y mi novia se van adaptando a los cambios y a lo que requiere ser jugador profesional. Todos vamos aprendiendo lo que es esa vida”, señaló.

Forlán y los trabajos; hasta 12 horas en Los Aromos

Consultado por Diego Forlán, contó que les “habla mucho a los jóvenes y enseña muchas cosas”. “Nos quedamos fuera de hora haciendo tiros o enganches para ir mejorando día a día esas cosas. Todo lo que sea detalle, que parece que no influye pero en realidad hace la diferencia”, agregó.

“Para todos Diego es un ídolo, un gran jugador de fútbol y un gran entrenador. Vamos a salir a ganar con la idea que nos propone, que él sabe cuál es y nos la transmite a nosotros para ganar este Campeonato Uruguayo y también poder hacer un gran papel en la Libertadores”, señaló.

Sobre el español Manuel Ojalvo, destacó que “se encarga de la técnica con pelota, habilidades y detalles”. “Hay una parte de la práctica en la que vamos con él y trabajamos todo lo que es técnica con pelota, manejo del pie y movilidad. Está bueno porque te hace familiarizarte más con la pelota haciendo moñas y cosas que antes no hacías pero te suman para que en un futuro las puedas hacer”, valoró.

Hoy los horarios de entrenamiento son un poco más extensos que con Diego López. Llegamos más o menos una hora antes de la práctica. Arrancan 9:20 los extras, que es toda la parte de estiramiento y movilidad, para entrar lo mejor posible al calentamiento. Después, dependiendo el día, normalmente hacemos rondo, reducidos, definiciones y táctico. Después almorzamos y, en un día simple, nos iríamos a las 14. Cuando entrenamos en doble horario, dormimos siesta acá y nos vamos a las 20”, concluyó.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy