Selección
Con otra imagen

“Los rivales nos respetan y eso se nota”, ponderó Tabárez en diálogo con FútbolUy

“Con Inglaterra siempre quisimos jugar y no pudimos”, reconoció el maestro, y se refirió a la búsqueda de mayor juego por las bandas en la Celeste.
02.02.2019 16:01


En la segunda parte de la entrevista de FútbolUy con Tabárez, el seleccionador uruguayo se refirió a la Celeste y a los aspectos que lo reconfortan, así como también a lo que lo preocupa y que hay que mejorar.

“Lo primero es que los rivales nos respetan y eso se nota. Lo mínimo que queríamos cuando empezamos todo esto era ser un rival difícil de enfrentar. Eso hasta lo declaró antes y después del partido en el Mundial el entrenador de Francia, y lo volvió a repetir cuando fuimos a jugar el amistoso en noviembre pasado en París”, ponderó.

“Eso se capta y no digo que sea motivo de orgullo, pero era algo que queríamos lograr. Empezamos a intentarlo compitiendo con los que podíamos competir. Recibimos una selección que no estaba clasificada al Mundial de 2006 y enfrentamos a equipos mundialistas y después fuimos progresando”, expresó el maestro.

Con Inglaterra siempre quisimos jugar y nunca pudimos

En 2010 renovamos el contrato, pedimos enfrentar a equipos importantes y aparecieron los partidos contra Francia, Alemania, Italia, Holanda, España... con todos menos con Inglaterra, contra quien siempre quisimos jugar y nunca pudimos. Eso ha sido muy importante también y es de las cosas que, mirando hacia atrás, me deja conforme”, señaló.

Antes lo pensábamos y era una idea, y hoy lo pudimos concretar. Sabemos que podría haber sido mejor, pero también sabemos que no se hizo en otros tiempos y no por falta de jugadores o entrenadores, sino porque no se creía en ciertas cosas. Y por todo eso hoy estamos como aún estamos en algunas cosas alejados de lo que es el mundo del fútbol”, lamentó.

“Nos mantenemos en una isla y muchas veces tenemos la pedantería de asociar cosas a la historia que tenemos, que es otra cosa. El fútbol uruguayo tiene historia, pero pensar que eso ya alcanza para mantenernos eternamente en cierta consideración, no me parece acertado”, indicó Tabárez, y desarrolló el concepto.

“En algún momento en Europa nos trataron de animales y de jugar sucio, y no porque fueran así los futbolistas, entrenadores y dirigentes de aquellos tiempos. Es porque la impotencia de no poder responder a las expectativas causaba ciertos desbordes de los cuales los rivales hacían un uso exagerado tratando de sacar ventaja. Sobre esos temas también hemos trabajado y ya no pasa”, destacó.

La preocupación: el juego por bandas

En reiteradas oportunidades Tabárez ha marcado su preocupación por mejorar el juego por bandas, tanto ampliando el espectro de futbolistas seleccionables como buscando la adaptación de otros que naturalmente ocupan puestos diferentes y que podrían adaptarse.

“No es que no haya jugadores que jueguen por bandas, pero cuando juegan en un medio local no es tan significativo como cuando juegan en un medio más calificado. Con mucho respeto digo que el fútbol local no tiene el grado de significación para el crecimiento de los futbolistas por el nivel de exigencia que pueden tener otros medios en los que juegan los jugadores que van a Europa y se imponen en sus medios”, explicó.

Dentro de esos jugadores que se afianzaron en Europa aparece Rodrigo Bentancur, de quien destacó que “el entrenador de la Juventus lo sigue poniendo como titular” y que llegó a la Celeste mayor en el segundo semestre de 2017 junto a Federico Valverde, unos meses antes que Lucas Torreira. A esa altura ya estaba Matías Vecino, formando un grupo de mediocampistas de distintas características que sus antecesores en el puesto.

En ese sentido se mostró confiado en que “estos jugadores sirven” y realizó una autocrítica: “capaz que hay alguna cosa que tiene que ver con el juego y yo me hago responsable”.

Tabárez cree que una alternativa es “no salirse de esas características pero buscar otra forma de parar el equipo, de fomentar el juego por las bandas”. “En 2010 y 2011 lo hacíamos con otros jugadores como Palito Pereira, el Tata González, el Flaco Fernández, Cavani en algún partido puntual o el Cebolla Rodríguez cuando tenía ese ida y vuelta que a veces tirando la pelota para adelante nomás solucionaba partidos”, agregó.

En la Premier League llevan extremos de otros medios; nosotros debemos buscarlos

“Pasa el tiempo y a veces los empujes generacionales no es que uno no se preocupe por ellos, sino que no puede influir demasiado. Se han dado generaciones muy buenas y otras que no. La generación campeona en 2017 es una gran generación, y de hecho en la segunda mitad de ese año algunos jugadores ya estaban en la selección mayor”, reiteró.

“Sí podemos hablar de las características; el dominio técnico, la velocidad y la habilidad para situaciones de uno contra uno son imprescindibles. En la Premier League, más allá de que los entrenadores son diferentes, se parecen un poco en que el fútbol de ataque lo hacen descansar en lo que concreta el juego por las bandas a través de abrir la cancha favoreciendo espacios en la zona central”, argumentó.

“A veces hay posesiones que duran hasta minutos y las terminan cuando los jugadores reciben por los costados y a veces en jugadas individuales o en pases a espaldas de los defensores también aprovechan porque son veloces. Con ejemplos Salah y Mané en el Liverpool y Sterling y Sané en el Manchester City. Ganan, meten goles y saben definir. Ese tipo de jugador los llevan a la Premier League desde otros medios. Nosotros no podríamos traerlos y tenemos que buscarlos”, concluyó.

FútbolUy – José Luis Calvete