Fútbol uruguayo
El récord está acá

“Hay Carmona Guinness para rato”, contó el futbolista activo más longevo del mundo

Robert Carmona aclaró que sigue jugando al fútbol y tras tres temporadas en Europa volvió para estar más cerca de “Hacele un gol a la vida”.

19.01.2020 09:43

Lectura: 6'

2020-01-19T09:43:00
Compartir en

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy

En este portal se publicó el pasado lunes una nota dando cuenta de la renovación del contrato de Kazuyoshi Miura, legendario delantero japonés de 52 años que extendió por una temporada más su vínculo con el Yokohama FC, club que jugará en la primera división (Liga J1) del fútbol nipón a partir de este 2020.

En la presentación de Miura hubo un error; se lo presentó como "el futbolista activo más veterano del mundo", desconociendo que el récord Guinness uruguayo sigue activo. Robert Carmona, a sus 57 años y sin tantos focos siguiendo su carrera, se mantiene vigente lejos de los clubes de elite y en los últimos años también de su tierra, pero pegado a su amor; el fútbol.

Desde 2010 es récord Guinness. Tras un largo proceso que consistió en probar su condición de futbolista profesional, lo recibió por primera vez en 2014 jugando para Platense. "Jugué como 10 o 12 partidos por año; no es que jugué un ratito. Y así sucesivamente Guinness me lo fue renovando hasta ahora, que tengo casi 58. Para eso tengo que seguir jugando y demostrarlo. El último Guinness que me entregaron fue en 2016 jugando en Canadian", contó a FútbolUy.

En las últimas tres temporadas se alejó de su tierra, tal como en el que fue su mejor momento entre 1987 y 1993 en Estados Unidos. "En 2017 empecé jugando en el Inter Ibiza, de las ligas baleares. La segunda parte de 2017 la jugué en el Audax de Tortona, un equipo que compite en tercera categoría de la ciudad de Milán. En 2018 jugué en Asturias y en 2019 en el Moncada, de la segunda división de la liga catalana. Acabo de llegar al país y mi idea es seguir", agregó.

El primer cuestionamiento que surge de manera natural respecto a su record es la categoría de los clubes a los que defiende, pero no duda al argumentar que "son equipos afiliados a la FIFA a través de sus federaciones". "Para mantener el récord debo jugar en un club oficial. No importa si es Peñarol, Nacional o Real Madrid. Algunos me dicen que no es profesional, pero depende cómo se mire. El profesional es uno y profesional es la liga que está inscripta. Después, que te paguen mucho, poco o en negro, queda a criterio de cada uno. Acá en Uruguay no sé si les pagan a todos. A mí si no me pagan, no juego", aclaró.

"Tengo cinco propuestas de acá en el fútbol de interior y de un equipo de la liga rosarina, pero creo que me quedaré por acá para trabajar a full con ‘Hacele un gol a la vida'", reveló con visible entusiasmo a la hora de hablar de la asociación civil que fundó en 2010 y de la que es imagen. Va dando charlas en escuelas, liceos, cárceles y distintos eventos en Montevideo y en el interior respecto a fútbol, cultura y envejecimiento saludable.

Entre sus cientos de anécdotas, puede contar que en 2015 jugó con el nieto de un ex compañero de Pan de Azúcar, el club donde empezó a jugar y al que volvió 39 años después. Ya se acostumbró al trato con los jóvenes, más allá de que ellos "primero se sorprenden y después muestran admiración y sobre todo respeto, incluso de parte de los rivales".

"Muchos se sienten sorprendidos, casi al punto de la frustración. Es mental. No es fácil verme con casi 58 años enfrentándolos siendo ellos más jóvenes, sobre todo si llego antes a una pelota. Hay una especie de envidia sana y lleva a que me golpeen o se enojen, pero siempre termina todo muy bien. Me han pedido fotos", contó el zurdo mediocampista.

Respecto a las cada vez más frecuentes lesiones, asegura que se recupera. "Entreno a full, me cuido al 100% en las comidas y me manejo con un entrenamiento que inculqué para mi vida. Tengo muchas operaciones arriba, pero lo manejo cuidando la alimentación, el descanso y el entrenamiento se puede. Sé que no todos pueden llegar, pero creo que fui un elegido y lo voy demostrando día a día", señaló, valorando el apoyo de la familia para continuar su quijotada.

"Mi familia es la que lo padece. Hemos tenido momentos muy felices y muy tristes también, y sufren con uno. Se pierde el contacto porque uno está viajando. En Italia me acompañaron, pero no siempre se puede. A veces los números no dan. Jugué en Europa, sí, pero no es la elite", explicó el longevo jugador, y aseguró que "hay Carmona Guinness para rato".

"No me pongo fecha de vencimiento y no me puedo imaginar sin jugar al fútbol porque el fútbol es mi vida. Me levanto y me acuesto pensando en lo que voy a hacer mañana, en cómo voy a entrenar y en qué actividad haré gracias al fútbol. No es lo mismo decir ‘el que jugaba' que decir ‘el que juega'. Les transmito esos valores a los niños para que dejen lo mejor de sí en el estudio y que no estén en la droga, en el alcohol ni en la violencia. Demostrándolo con la práctica activa es mejor que diciendo ‘él era el que jugaba'. Y no importa en qué equipo porque mi vida ya la hice. Juego en cualquier equipo y los más pobres son los que más me gustan y me motivan, porque es donde está la necesidad", comentó.

Su récord lo llevó a ser elegido embajador para el Proyecto Jules Rimet 1930 "por ser un ejemplo y el futbolista más longevo del mundo en actividad, continuando la leyenda del fútbol uruguayo". Se trata de una organización que recopila y promueve todo lo relacionado con el primer Mundial disputado en Uruguay.

Sobre el reconocimiento Guinnes que le dieron en abril pasado al arquero israelí Isaac Hayik por convertirse, a sus 74 años, en el jugador más longevo en disputar un partido, Carmona aclara: "No tiene nada que ver conmigo. Él batió un récord como arquero pero hacía como 50 años que no jugaba. Es un record distinto. Yo sigo activo".

Respecto al japonés Miura, dijo que lo "es el jugador más viejo de Japón y una estrella" por la que siente "admiración y respeto", pero aclaró que "no es récord Guinness". "Estuve a punto de ir a jugar en un equipo para enfrentarlo en 2018 pero no se dio porque se estaba gestionando mi película. Estuve muy cerca y hubiese sido muy bueno para la humanidad, pero no pierdo las esperanzas de jugar un partido con él. También me gustaría compartir una cancha con el Loco Abreu, así sea en un amistoso. Lo admiro mucho y es un ídolo. Tenemos récords distintos", concluyó.

FútbolUy. Seguinos en Twitter @futbolportaluy