Contenido creado por José Luis Calvete
Fútbol Internacional
Peor es nada

“Es mejor ver partidos a puertas cerradas que no verlos”, dijo el presidente de la UEFA

Aleksandr Ceferin confía en que el fútbol de selecciones se retome en setiembre y confirmó que no hay fecha para la final de la Champions.

20.04.2020 11:48

Lectura: 2'

2020-04-20T11:48:00
Compartir en

Aleksandr Ceferin, presidente de la UEFA, concedió una entrevista al diario italiano Corriede della Sera y habló de la vuelta a la actividad futbolística tras la pandemia del coronavirus, mostrándose “optimista” pese a recordar que “la prioridad es la salud de los aficionados, jugadores y directivos”.

“Creo que hay opciones que nos permiten reanudar y completar los campeonatos. Puede que lo hagamos sin público, pero lo importante es jugar. En tiempos difíciles, la gente verá normal que sólo puedan verse los partidos por televisión. Es pronto para decir que no podemos acabar la temporada”, reveló.

“Las ligas son la base de los ingresos para los clubes. Si se completan, las consecuencias financieras serán limitadas. La UEFA, por otra parte, perderá mucho dinero por aplazar la Eurocopa”, aseguró.

De no finalizar la temporada 2019/20 cree que “el impacto sería terrible para clubes y ligas”. “Debemos respetar a las autoridades y esperar el permiso para volver a jugar. Al principio solo veremos el fútbol por la televisión, pero es mejor que no hacerlo. Las medidas serán por un tiempo limitado y volveremos a la normalidad, con estadios llenos”, afirmó.

Ceferin confía en que en setiembre vuelvan las competiciones de selecciones nacionales y asegura que la actividad clubista podría reanudarse con ligas y copas coincidiendo en el calendario. Sobre los torneos internacionales aclaró que “no hay fecha límite para las finales de Champions League y Europa League”, ya que dependerá de cuándo se reanude el fútbol.

Por último, confirmó que se suspendieron algunas condiciones del fair play financiero pero “no se descartará”, y aclaró que la UEFA “será flexible” porque la reglamentación “debe ser una ayuda y no un obstáculo”.