Recibí las noticias de Montevideo Portal
Seguinos en:
SelecciónInicio | Deportes | Selección

La cabeza de lleno

Tabárez previo a Uruguay-Brasil: “no hay partido más motivante”

Foto: EFE l Raúl Martínez

“Brasil puede hacer muchas cosas en la cancha, pero nada contra nuestra fuerza psicológica”, dijo el entrenador de la Celeste de cara al partido del jueves.

Óscar Tabárez brindó una conferencia de prensa tras la primera práctica del año de la selección uruguaya, a tres días de recibir a Brasil por las Eliminatorias, y explicó que en el primer día el objetivo pasó por “sacar los efectos del viaje para los que llegaron de Europa y el cansancio para los que han competido”. “Desde mañana empezaremos a hablar de Brasil y a pensar en el armado del equipo”, agregó.

“Hace un mes y medio la cosa no estaba tan bien como ahora. Había muchos futbolistas con problemas de lesiones y otros que no estaban compitiendo, pero se han recuperado y han empezado a competir. Los futbolistas que hemos elegido para esta circunstancia están todos en buenas condiciones. Salvo el percance de Palito Pereira contamos con el resto de los futbolistas que convocamos”, valoró.

Consultado por el arquero que jugará el jueves ante la suspensión de Fernando Muslera, recordó que en su proceso “hace tiempo se buscó descubrir un grupo de arqueros que pudieran permanecer por mucho tiempo. Por garantías, por estar en la edad justa o por tener un buen nivel de experiencia, y no fue fácil, porque siempre en una selección hay muchos candidatos”.

“Hemos probado de a muchos y es una cuestión de aprovechamiento de oportunidades. Muslera desde aquel partido que ganamos en Quito por Eliminatorias (2009), fue su bautismo de fuego. Los otros aspectos ya los conocíamos. Pensamos que podía ser y el resto lo hizo él. El otro arquero junto a él que más ha permanecido es Martín Silva, y hay arqueros que han venido de las juveniles o son jóvenes como Martín Campaña, que fue el arquero en los Juegos Olímpicos de Londres. Hay otros arqueros buenos en el medio local que a veces no pueden ser incorporados hasta que aparece un hueco, como es el caso de Conde en esta convocatoria. No estoy ocultando nada, pero como siempre el equipo lo vamos a dar el miércoles. Si les sirve como pista lo que les he dicho, capaz que ya está”, explicó.

Desde que llegó Tité a Brasil se vieron cambios

Sobre el próximo rival dijo que “requiere de una máxima concentración”. “La cabeza tiene que estar en eso. Los partidos se juegan de a uno, pero de sorpresas no digo que esté aburrido ni saturado, pero el fútbol las da a cada rato. Los que sabemos por nuestra historia en las Eliminatorias, comparativamente con otras actuaciones, estamos en mejor posición. Pero faltan seis partidos y es una competición donde la paridad es el denominador común. Ni subestimar a ningún rival ni decir ‘si ganamos quedamos así’. Es un poco lógico seguir en la misma tesitura”, indicó.

“Para nosotros es el partido de la fecha. Los medios lo pueden catalogar así, yo no soy periodista. Es un partido histórico. Los dos países, pero sobre todo Brasil, han hecho un aporte grande al fútbol sudamericano y mundial. Hay mucha gente que le llama clásico a este tipo de partidos y en cierto sentido estoy de acuerdo, pero además es un equipo que va primero en la Eliminatoria, viene de seis triunfos consecutivos y con gran fútbol. Desde que llegó Tité, el entrenador nuevo, ya se vieron algunos cambios que se terminaron de concretar después del triunfo en los Juegos Olímpicos. Tienen una manera definida de jugar, que aunque todos sepamos cuál es, han conseguido los triunfos”, analizó.

No hay partido más motivante”

“En función de esas características intentaremos hacer lo que intentamos siempre; limitar al rival en sus grandes cualidades de ataque e ir con una actitud acorde a la importancia del partido, que creo es uno de los puntos fuertes que siempre le ponemos delante a cualquier rival. La esperanza de ganar parte de ahí. Y después defender bien, atacar bien y aprovechar las oportunidades”, agregó.

“Pero a pesar que hemos ganado todos los partidos en casa, no hay ninguna garantía. Cualquier estadística está hecha para que se rompa algún día. Será un partido dificilísimo, pero no hay partido más motivante para nosotros que este. Por la calidad del rival, por lo que significaría acceder a un resultado importante y por lo que significaría sumar puntos para la tabla de posiciones. Vamos a ir, dentro del reglamento, con todo”, señaló.

¿Neymar? Tenemos que ocuparnos de todo el equipo

“Si tuviera la fórmula para marcar a Neymar no se la diría. Pero confieso que no la tengo. Me da la impresión cada vez que veo un partido de Neymar que otros entrenadores tampoco la tienen. Y lo mismo los futbolistas que juegan contra él. Hay que conocerlo y estudiar sus hábitos, como los tienen todos los jugadores. Y además tratar de marcarlo. No sabemos si tendremos éxito, pero nada de no marcarlo o irnos para atrás. Ese es el punto principal. Será un trabajo colectivo de equipo, tanto para Neymar como para cualquier otro jugador de campo”, explicó.

“No creo que Willian esté por detrás de Neymar en lo que le aporta al equipo. Tenemos que ocuparnos de todo el equipo y de los tres mediocampistas centrales, que son grandes recuperadores de pelota, corren todo el tiempo y llegan a posición de gol. Por las posiciones de Neymar y Willian es ineludible que haya situaciones de uno contra uno, y tenemos que ver cómo respaldamos ese uno contra uno”, agregó.

La estadística en contra no influye. Hay “fortaleza psicológica”

“Eso ni lo toco con los futbolistas. Creo que la motivación pasa por todo lo que hemos hecho en esos partidos. Brasil es importante pero tampoco la vida empieza y termina en Brasil. De antemano sabemos que podemos ganar, empatar o perder. Lo que no hay que hacer es dar una sensación previa al partido de que hay una tendencia y no se va a romper. ¿Quién iba a decir que Alemania en el Mundial le iba a hacer siete a Brasil? Yo nunca lo pensé.”, dijo sobre su saldo negativo enfrentando a los brasileños, a los que nunca pudo vencer dirigiendo a la selección en los últimos 11 años.

“Hay imponderables, fatalidades, y goles que se consiguen sin querer. Para todo eso hay que estar preparado, y parte de ser fuertes psicológicamente y llevar al campo el potencial que cada jugador tiene. Que haya en el otro equipo jugadores con potencial superior lo acepto, porque todo el mundo tiene el derecho de analizarlo y decirlo, pero eso no nos cambia. Brasil en el partido puede hacer muchas cosas, pero no puede hacer nada contra la fuerza psicológica con la que podemos llegar, contra lo que le podemos poner enfrente y contra el no rendirnos y superar las dificultades”, dijo.

“Es un partido de fútbol, pero hay cosas en las que nos sentimos fuertes, como ser un grupo psicológicamente fuerte. Hemos dado prueba de ello consiguiendo cosas cuando parecía que estaba todo perdido o un quinto puesto cuando parecía que estábamos eliminados. Eso ha formado a este grupo y muchos futbolistas vienen con esa historia. Hay tres o cuatro que están desde que empezó el ciclo nuestro. Aunque ni se nos pase por la cabeza decir que somos superiores a Brasil ni a nadie, sabemos que tenemos alguna fortaleza que tenemos que hacer aflorar en el momento del partido, dándole prioridad a lo futbolístico. Todo lo demás es un respaldo para lo futbolístico”, explicó.

La motivación para Brasil y jugar sin Suárez

Si bien el rival es Brasil, aclaró que “no se trabaja de manera distinta” en el aspecto motivacional. “Uno como entrenador no se tiene que transformar en un pesado. Acá hay cosas que ya están habladas, establecidas. Yo siempre digo lo mismo, los clubes poderosos te dan a través de los contratos, muchas cosas. Pero nunca te dan la posibilidad de defender la camiseta de tu país, de jugar un Mundial. El grupo a veces se queda en la sala hablando después de la charla técnica, y por iniciativa de ellos. Sé que hablan de cosas que van a llevar a la cancha. Yo no creo en ese sentido que se le da ahora a la motivación. La motivación es un proceso interno, no lo digo yo, lo dicen los libros de psicología. Yo no creo en ese entrenador como si fuera un predicador, que transforma un jugador timorato en uno valiente o a uno que juega mal en uno que juega bien. Para mí eso no existe”, sostuvo.

Sobre el hecho de jugar sin Luis Suárez, admitió que “si jugara habría que buscar una forma distinta de jugar a la que se busca en este momento para enfrentar a Brasil”. “Puede ser que cuando esté Luis el equipo carezca de algunas cosas en cuanto al equilibrio defensivo. Es un jugador con el que hay que arriesgar, porque además ha dado muestras de que esa apuesta da dividendos. Pero no cambia el planteamiento respecto al último partido. Siempre nos fijamos mucho en el potencial del rival. No tanto desde el punto de vista de la individualidad, sino por cómo juega Brasil cuando ataca, cómo comienzan sus ataques, en poder de quién está la pelota cuando empiezan los ataques. No pretendo sorprender ni nada; solo intentar limitar al rival en las virtudes que tiene y buscar una formación que le pueda generar problemas defensivos cuando estemos en posesión de la pelota”, concluyó.

Tiempo de cosas lindas

Tiempo de cosas lindas

Con 17 jugadores el equipo de Tabárez realizó su primera práctica en el Complejo Celeste. Urretaviscaya y Conde las caras nuevas.