Más deportes

La abuela del fondo

Atletismo: "Correr me cambió la vida", contó la maratonista de 55 años, Nelly Portillo

"Correr cambió mi vida para bien, mejoré rotundamente mi salud, en la alimentación y se transformó en mi pasión", contó la atleta.
18.05.2017 17:16

Nelly Portillo, con 55 años de edad, madre de cuatro hijos y abuela de ocho nietos, es una referente habitual de las pruebas de fondo del atletismo de nuestro país.

Reciente ganadora de la Maratón de Montevideo (42,195 kilómetros) con un crono de 3:01.04 (uno de los mejores de la historia en la rama femenina), aseguró en charla con Montevideo Portal que "correr me cambio la vida".

"Comencé a correr a los 48 años" contó Portillo que agregó: "cuando fui abuela. Allí empecé corriendo distancias cortas 5 kilómetros, luego pase a 10, media maratón y después me vinieron ganas de probar con la maratón".

"En la primera que corrí fui cuarta", contó la atleta de Nacional que agregó: "no lo podía creer. Sabía que mi potencial era la resistencia, pero lo tomé como un desafío personal y darme cuenta de estar corriendo a la par de quienes podían ser mis hijas fue increíble".

Su llegada al atletismo

Portillo llegó al atletismo por una decisión personal de cambiar su estilo de vida: "fumaba, tenía kilos de más, comía mal, realizaba un estilo de vida sedentario y quise cambiar todo eso y lo logré. Correr cambió mi vida para bien, mejoré rotundamente mi salud, mejoré en la alimentación y se transformó en mi pasión".

Ganar la Maratón de Montevideo fue un punto alto de su carrera: "fue una emoción tremenda. Todos me apoyaron, mis compañeros atletas y la gente que alentó desde afuera. Hice una carrera perfecta, más sabiendo que competían atletas muy buenas de aquí y el exterior. Cuando llegué a la meta me esperaban mis hijos y varios de mis nietos bajo lágrimas de alegría y eso me llenó el corazón de felicidad. Otro mojón que se cumplió".

Compañeras

La fondista se levanta a diario a las 5 de la mañana para ir a trabajar, donde se desempeña en la portería de un edificio, además de trabajar en el rubro limpieza: "lo que además mezclo con las tareas domiciliaras, cuidar a mis nietos y familia. Luego, en los horarios libres, me dedicó a entrenar fuerte, no importa la hora porque es mi gran pasión".

Por último, Nelly Portillo al ser consultada sobre como es vista por sus compañeras corredoras mencionó: "me tratan espectacular, para mi ellas son como mis hijas. Varias me dicen que soy un ejemplo a seguir y siempre están para alentar. Es como una gran familia".

Montevideo Portal l Andrés Cottini