La cancha 3 del Complejo Deportivo Los Céspedes se denomina desde este jueves ‘José Emilio Santamaría’ en homenaje a una vieja gloria del club. El ex defensor central de 88 años recibió un más que merecido homenaje en vida.

Formado en la cantera tricolor, jugó en el club de sus amores desde que debutó con apenas 18 años, en 1948, hasta 1957. En ese lapso fue campeón uruguayo en 1950, 52, 55 y 56, y además conquistó la Copa Montevideo Internacional de 1953.

Su nivel le valió ser convocado para la selección uruguaya, con la que disputó 20 partidos entre 1952 y 1957. En 1954 fue mundialista y titular en la Celeste, que ocupó el cuarto lugar en la Copa del Mundo de Suiza, y tres años después disputó la Copa América de Perú, donde el combinado charrúa fue tercero.

Las grandes actuaciones de Santamaría lo llevaron al Real Madrid, en épocas donde no era habitual que futbolistas sudamericanos viajaran al viejo continente. En filas merengues disputó 337 partidos oficiales entre 1957 y 1966, retirándose a los 37 años y convirtiéndose en leyenda.

Ningún uruguayo ganó más que Santamaría en el fútbol europeo, donde levantó cuatro Copas de Europa, una Intercontinental (en 1960 contra Peñarol), seis ligas y una Copa de España. Al año de llegar a España se nacionalizó español y en el Mundial de 1962 defendió a la Roja, de la que fue seleccionador en la Copa del Mundo de 1982.

Hoy, emocionado por el reconocimiento y hecho una leyenda de los dos clubes a los que defendió, se mostró orgulloso de saber que en “su” cancha de Los Céspedes practican las divisiones formativas y juega algún partido la tercera. “Llevo y llevaré siempre a mi querido Nacional en el corazón”, dijo uno de los más importantes productos genuinos de la inagotable cantera tricolor.

Palabras de José Emilio Santamaría en el homenaje que recibió en el Complejo Deportivo Los Céspedes pic.twitter.com/C2NbpXFCmh

— Nacional (@Nacional) 8 de marzo de 2018