Fútbol uruguayo
A la eternidad

Nacional homenajeó a Abdón Porte a 100 años de su suicidio en el Gran Parque Central

Los tricolores recordaron a uno de los capitanes más ganadores de su historia, que se quitó la vida por perder protagonismo en el equipo.
05.03.2018 13:43

La historia de Abdón Porte es de las más conocidas en el anecdotario deportivo uruguayo, tal vez sólo superada en cuanto a popularidad por el Maracanazo. El entonces capitán de Nacional se quitó la vida el 5 de marzo de 1918 porque ya no era considerado en el club de sus amores, y lo hizo en el círculo central del Gran Parque Central.

El Indio, como lo apodaban, era admirador de los hermanos Céspedes desde antes de llegar a filas tricolores. En 1911, cuando con la llegada de José María Delgado a la presidencia se dio una apertura para jugadores de raza y nacidos en sectores populares, Porte recaló en Nacional procedente del Libertad.

Surgido en Colón como defensor, pasó a ocupar el puesto de volante central (por entonces center half) y disputó 207 encuentros con la blusa tricolor, ganando 13 títulos locales (cuatro Campeonatos Uruguayos, cinco Copas de Honor y cuatro Copas Competencia) y seis internacionales (tres Copas Cousenier, dos Chevallier y una Aldao).

Además, en 1917 integró el plantel de la selección uruguaya que ganó la segunda Copa América de la historia, siendo la primera que se disputó en Uruguay, más allá de que no disputó ningún partido.

En 2018 la Comisión Directiva le había manifestado que su lugar lo pasaría a ocupar Alfredo Zibechi, un futbolista dos años menor que tuvo un recorrido mucho más importante en la selección. De hecho, Porte nunca llegó a debutar a nivel oficial y Zibechi jugó 39 partidos entre 1915 y 1924, llegando a ser campeón olímpico en Colombes.

El 3 de marzo de 1918, ya menguado en su rendimiento por una lesión de rodilla que arrastraba desde 1917, Porte jugó por última vez. Pese a lo resuelto por la directiva, disputó el compromiso ante Charley, que terminó con victoria 3-1. En la noche del 4 de marzo, ya en la madrugada del 5, se dirigió solo al Gran Parque Central, donde a sus 25 años se quitó la vida en el círculo central con un disparo de arma de fuego dejando dos cartas en su sombrero de paja.

“Querido doctor don José María Delgado: Le pido a Ud. y demás compañeros de Comisión que hagan por mi, como yo hice por Uds.: hagan por mi familia y por mi querida madre. Adiós querido amigo de la vida”, escribió.

“Nacional, aunque en polvo convertido y en polvo siempre amante no olvidaré un instante lo mucho que te he querido. Adiós para siempre. En el Cementerio de La Teja, con Bolívar y Carlitos”, decía la otra nota, en clara referencia a su “futuro” junto a los hermanos Céspedes.

Temas relacionados: