Fútbol uruguayo

Contra nosotros mismos

Lasarte: “no concentrar para el último partido fue ponernos una piedra en el camino”

“El domingo de noche parecía que fuéramos delincuentes”, lamentó el ex entrenador de Nacional.
07.12.2017 10:01

Dos días después de haber brindado una rueda de prensa mediante la cual se despidió de la dirección técnica de Nacional, Martín Lasarte dialogó con el programa 100% Deporte, de Sport 890, y reconoció que “ya sabía” de la decisión de Martín Ligüera, quien decidió no continuar en el club.

“Hace más o menos 10 días había hablado con él, dentro de un panorama diferente. Le pregunté qué quería hacer y me sorprendió cuando me lo planteó, pero no por los motivos ni las razones que me dio, que no hacen más que demostrar lo que es Martín como persona”, explicó el ya ex entrenador albo.

“Él quería que la gente se quedara con la imagen que él había marcado y entendía que quizás sus prestaciones ya no eran las mismas por las que había llegado, y quizás era el momento de salir. Era más fácil buscar un recurso económico para seguir seis meses o un año más, pero Martín Ligüera no va por ahí. Esto enaltece una figura deportiva importante y un tipo extraordinario”, manifestó.

Cuando se le preguntó si hubiese seguido en el cargo si Defensor Sporting sumaba ante Fénix y ganaba la Tabla Anual, dijo que “el porcentaje es altísimo”, pero la derrota con Sud América trastocó todo. De hecho, iba a reunirse con el gerente deportivo pensando en planificar la temporada 2018, pero hubo un cambio de planes.

“Teníamos todo programado para una reunión con Alejandro (Lembo) esa misma noche del domingo, y otra con los directivos el lunes. Se suspendió la del domingo porque los ánimos no eran los mejores, y el lunes me dijeron que la reunión venía por otro lado. Lo entendí perfectamente”, explicó.

Por tanto, admitió que la derrota con Sud América “tuvo una injerencia altísima” en su salida y reiteró lo “cruel” que fue todo para Nacional tras ese resultado. “Los que hemos vivido instancias como estas para un lado o para el otro lo sabemos. Es muy cruel para lo malo y demasiado magnífico para lo bueno. Se ensalza lo último y lo inmediato. Y nosotros el domingo de noche parecía que fuéramos delincuentes”, lamentó.

“Ganamos dos torneos y peleamos el Apertura. Lo perdimos nosotros. Y con lo mal que empezamos el Clausura, los hechos demostraron que tenía razón cuando dije que si ganábamos los partidos que nos faltaban estábamos en la definición. Pero se nos escapó a nosotros y no podemos echarle la culpa a nadie. Al final perdimos con dos equipos que están jugando finales para no descender”, reconoció.

Por último, si bien no criticó a los jugadores por su decisión de no concentrar para el último partido a raíz de los atrasos salariales, dijo que no le pareció la mejor medida, más allá de “entender la posición de los jugadores” y de haberlos “acompañado en su reclamo”. “Como colectivo no nos ayudó”, explicó.

“No concentrar para el último partido era ponernos una piedra para nosotros mismos en el camino. Para mí era muy importante haber concentrado para el último partido. De afuera se dirá que era una pavada, pero no lo era. Veníamos de empatar un partido que queríamos ganar y se nos escapó de las manos, fue una semana complicada y la gente estaba golpeada”, concluyó.

Temas relacionados: