Fútbol uruguayo

Leer la letra chica

Javier Bentancor y las amarillas para Defensor: "ninguna decisión estuvo alejada de las reglas"

Germán Rivero, Guillermo Reyes y Matías Cabrera buscaron la quinta amonestación y el árbitro explicó sus razones para no darles el gusto.
16.04.2018 17:05

"Desde el viernes hasta hoy no se ha hablado de otra cosa que lo que pasó el viernes, pero creo que quedó bastante claro y la gente entendió el porqué de todo esto", manifestó Javier Bentancor al programa Tuya y Mía, de Radio El Espectador, respecto a su arbitraje en el partido que Defensor Sporting le ganó a Liverpool 1-0 el pasado viernes en el estadio Luis Franzini por la fecha 12 del Torneo Apertura.

"De las decisiones que se tomaron, ninguna estuvo alejada de las reglas de juego. Todo se hizo dentro del reglamento", aclaró el árbitro en relación a las tarjetas amarillas que buscaron algunos futbolistas violetas y que no encontraron. Germán Rivero, Matías Cabrera y Guillermo Reyes tenían cuatro y pretendían ver la quinta para cumplir sanción en la próxima, que es libre contra El Tanque Sisley. Quienes sí cumplieron su cometido fueron Carlos Benavídez (por falta) y Gonzalo Maulella (por protestas).

"La jugada más conversada fue la del jugador que se sacó la remera para salir del campo de juego (Germán Rivero). El causal de amonestación que está especificado en las reglas habla de que el jugador será amonestado si se saca la remera o si se cubre la cara con la remera o una máscara cuando festeja un gol. En este caso se produjo un cambio y yo entendí que no era pasible de amonestación. Si en el gol de Defensor algún jugador se hubiera sacado la camiseta para festejar, obligatoriamente tendría que haberlo amonestado", indicó.

Respecto a Rivero, agregó que se desentendió del tema y lo dejó "en manos del cuarto árbitro". "Después noté que el jugador todavía no había salido. Ahí me dirigí hacia él y le pedí que saliera. Ahí el jugador salió. Si el jugador no acataba la orden hubiéramos evaluado otro tipo de acción, pero el jugador salió. Fue similar a lo que pasó al final del partido con el arquero (Guillermo Reyes). Esperé que sacara y vi que estaba haciendo tiempo, pero cuando iba a amonestarlo, sacó. Perdía más tiempo yendo a amonestarlo", aclaró.

Otro que buscó descaradamente la quinta amonestación fue Matías Cabrera, que cuando Liverpool fue a reanudar el partido desde la mitad de la cancha después del gol de Ernesto Goñi se paró al lado de quien iba a efectuar el saque, sin respetar la distancia. Bentancor le pidió a Cabrera que saliera del círculo central y el jugador obedeció, por lo que entiende que no debió amonestarlo.

"Hubo dos jugadores amonestados, uno por falta y otro por protestas al asistente, que llegaron a la quinta amarilla. Quiero hacer énfasis en que no se hizo nada fuera de las reglas de juego. Si un jugador tenía que ser amonestado, iba a ser amonestado. Esto es independiente de que, como árbitro, entiendo que hay cosas que están mal. Siempre se quiere dejar al árbitro como responsable de una situación particular o hacerlo cómplice, como en este caso, o como cuando un jugador simula una falta e induce al árbitro a una equivocación", lamentó.

Bentancor dijo que generalmente no sabe quiénes son los futbolistas que llegan a un cotejo con cuatro tarjetas amarillas. "Cuando se planifica un partido con la cuarteta miramos infinidad de cosas; quién va a jugar, quién puede entrar y cuál es la táctica. Puntualmente este tema (las amarillas de Defensor Sporting) es algo de lo que se viene hablando hace dos semanas y cualquier persona que mira, escucha o lee fútbol, sabía que había una situación particular", reconoció.