Más deportes
Broche de oro

JJOO de Invierno: La deportista más laureada en la historia dio a Noruega el primer lugar del medallero

Marit Björgen, la deportista de invierno más ganadora, consiguió su 15ª medalla y su octavo oro, con el que igualó las doradas de su compatriota Ole Einar Björndalen.
25.02.2018 16:35

Marit Björgen ganó este domingo su quinta medalla en PyeongChang 2018, la segunda de oro, al anotarse la prueba de 30 kilómetros, estilo clásico -con salida en masa- de esquí de fondo, con lo que mejoró su propia plusmarca absoluta de trofeos en citas invernales y, de paso, hizo que su país, Noruega, ganase el medallero en estos Juegos.

Björgen, de 37 años, ganó la prueba, la última de la XXIII cita olímpica invernal, disputada en el Centro de esquí nórdico de Alpensia de PyeongChang, con un tiempo de una hora, 22 minutos, 17 segundos y seis décimas; y se impuso con enorme claridad, con una ventaja de un minuto y 49 segundos sobre la finlandesa Krista Parmakoski.

Björgen, con el título ganado este domingo, ha mejorado su propio récord femenino de medallas en Juegos de invierno y ha mejorado el absoluto -entre mujeres y hombres-, alzándolo a ocho oros, cuatro platas y tres bronces.

La insaciable Marit ya llegó a Corea del Sur como la mujer más laureada del olimpismo invernal, con seis oros, tres platas y un bronce que igualaban las diez medallas de otras dos fondistas, la rusa Raisa Smetanina y la italiana Stefania Belmondo, pero las mejoraban en títulos.

En PyeongChang, para no dejar lugar a la duda, Björgen -que ganó su primera presea en Salt Lake City (Utah, EEUU), hace dieciséis años, y que en Corea disputó sus quintos Juegos- ya había capturado, antes de la prueba que este domingo cerró el calendario de competición, otras cuatro medallas: un oro, en el relevo 4x5; una plata, en skiatlon; y dos bronces, en el 10 kilómetros libre y en el relevo sprint.

Sus catorce medallas mejoraban en número las trece de su compatriota el biatleta Ole Einar Björndalen, que sin embargo, hasta este domingo tenía un oro más que ella: ocho, a las que añadía cuatro platas y un bronce.

Con su triunfo de este domingo en el Centro de esquí nórdico de Alpensia, que forjó, con autoridad, desde los primeros kilómetros, Björgen igualó los ocho oros de Björndalen y se convirtió en plusmarquista absoluta de medallas olímpicas invernales, con una colección que incluye otras cuatro de plata y tres de bronce.

La prueba tuvo además el condimento y la emoción de la resolución del medallero. Que pudo haber cambiado con las dos últimas pruebas y que no se decidió hasta la última.

Porque durante la última jornada de competición, Alemania se había colocado provisionalmente al frente de la clasificación en PyeongChang 2018, al ganar oro y plata en el bobsleigh de 4.

Y por la tarde, con 14-13 en oros a favor de los alemanes frente a Noruega, quedaban dos resoluciones: la final de hockey, en la que estaban presentes los germanos; y el 30 clásico. En el que participaría la incombustible estrella de Trondheim.

Alemania forzó la prórroga, pero perdió la final de hockey contra Rusia; que ganó, con gol de oro de Kirill Kaprizov (4-3), un partido que, de haberse decantado a la inversa hubiese convertido de forma matemática al equipo alemán en ganador del medallero. Y que acabó unos minutos antes de que Björgen cruzase la meta en el circuito de fondo de Alpensia.

Marit ganó el decimocuarto oro para Noruega, que igualó los 14 de Alemania, pero la superó en el resto de medallas (14-10 en platas, que ya hubiera bastado; y 11-7 en bronces).

Björgen echó el resto y llenó de emoción la última jornada de competición. Coronó a Noruega. Y se proclamó, con todas las de la ley, emperatriz, poniendo el broche de oro a los Juegos de PyeongChang.

EFE - FútbolUy