Fútbol uruguayo
Bandera roja

Fénix: “el equipo se descontroló después de la expulsión de Abascal”, lamentó Revetria

“Contra un grande parece exagerado lo que nos replegamos, pero en partidos normales llegamos mucho al arco rival”, explicó Revetria tras caer con Nacional.
19.02.2018 08:18

“Me voy con la cabeza en alto. Estoy muy contento porque mis gurises hicieron lo que se les pidió”, expresó Nathaniel Revetria en diálogo con VTV después de perder 2-1 frente a Nacional en el Gran Parque Central, y reconoció que el objetivo es “salvarse del descenso y clasificar a una copa internacional”.

“Empezamos el partido haciendo nuestro juego y controlando las situaciones de avance de Nacional, que controló el balón durante todo el partido. La veníamos llevando bastante bien hasta la expulsión de Rodrigo Abascal. Ahí el equipo se descontroló, empezamos a distraernos y llegaron los dos goles”, lamentó el director técnico albivioleta.

“La expulsión de Abascal fue clave en la parte técnica y estratégica de Fénix. No supimos cómo rearmarnos. Creo que hubo un penal no cobrado para nosotros y una roja que era clarísima. Eso también nos fue golpeando anímicamente y en el segundo tiempo a Nacional le resultaron los cambios que hizo. No pudimos seguir haciendo nuestro trabajo, que veníamos haciéndolo muy bien, y ahí nos vimos realmente superados y desbordados por Nacional”, admitió.

“Nacional hizo un partido muy interesante y controló bien la pelota. Queríamos cerrar esos espacios y sabíamos que si no lo hacíamos nos llevábamos tres o cuatro goles tranquilamente. Uno observa los demás partidos y hay una diferencia muy grande de planteles. Es una realidad. No me gusta ir con la nariz de payaso y comerme cinco o seis goles. Intentamos con nuestros recursos y lo que sabemos hacer, hacer un partido digno”, expresó.

“Cuando jugamos contra un grande parece exagerado lo que nos replegamos, pero en partidos normales llegamos muchísimo al arco rival”, dijo Revetria, bajo cuya conducción Fénix lleva “12 goles a favor y seis en contra en nueve partidos, lo que marca que se hacen goles”.

“Con los grandes se nota un repliegue muy importante, pero lo que hacemos es esperar la chance adecuada para contragolpear y la tuvimos. En el segundo tiempo Mathias Acuña tuvo una y lo cortaron con una falta que pudo haber sido roja”, concluyó.